"

Tegucigalpa, Honduras.

En enero pasado, el proyecto de voluntarios de Estados Unidos, el Cuerpo de Paz, cumplió cuatro años de haber abandonado Honduras por cuestiones de inseguridad.

El proyecto, uno de los más reconocidos a nivel mundial por su misión de ayudar a países por medio de voluntarios capacitados en salud, educación, negocios y agricultura, estuvo 50 años en Honduras.

LA PRENSA consultó con la embajada de Estados Unidos acreditada en Honduras sobre el posible retorno de los voluntarios; no obstante, en el departamento de Comunicaciones informaron que “el Cuerpo de Paz” ya no tiene oficinas en el país y se desconoce su retorno”.

“Es lamentable que la cooperación solidaria de los voluntarios del Cuerpo de Paz no hayan regresado para continuar impactando positivamente en las comunidades más pobres del país”, manifestó el representante de la sociedad civil, Omar Rivera.

Para el experto en seguridad, la criminalidad y la violencia que se viven en Honduras desde hace años hicieron que los jóvenes voluntarios abandonaran el país.

“Al margen de los modestos avances en seguridad, el Gobierno de la República debe redoblar sus esfuerzos para revertir la grave inseguridad en el país, procurando formular e implementar políticas públicas que garanticen prevenir la violencia, combatir el delito y eliminar la impunidad”, expresó Rivera.

En su momento, funcionarios de la embajada estadounidense anunciaron que las oficinas del Cuerpo de Paz no cerrarían y analizarían su regreso cuando se restableciera la seguridad.

El programa ya no tiene oficinas en Honduras y no hay indicios de su regreso. En el momento de su partida trabajaban voluntariamente en Honduras unos 158 estadounidenses diseminados en el país.

Aunque no retiró sus voluntarios, la Agencia de Cooperación Japonesa (Jica) continúa desarrollando proyectos en Honduras. Hace unos años elaboró un mapa de los sitios más violentos para proteger a sus ciudadanos.

"