01/02/2023
12:24 AM

Más noticias

¿Cuáles zonas están en riesgo? Lluvias e inundaciones preocupan en Honduras

La extensión de la alerta amarilla y el aumento en el caudal de los principales ríos encienden las alarmas de la población hondureña.

San Pedro Sula, Honduras.

Nueve departamentos de Honduras se mantienen en alerta amarillada decretada por autoridades como consecuencia de las sendas tormentas que azotan el territorio.

A esto, se suma la preocupación por el notorio aumento en los caudales de los principales ríos en la zona norte de Honduras, especialmente por el Ulúa y el Chamelecón, que surcan el valle de Sula.

La Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales de Honduras elevó este martes de verde (preventiva) a amarilla (vigilancia) la alerta en 9 de los 18 departamentos del país.

El lunes, el organismo de protección civil declaró alerta verde, por 48 horas en toda la nación centroamericana por las precipitaciones, que han ocasionado daños en varias regiones.

Los ríos hondureños en la zona occidental suelen inundar la región norteña en su paso hacia el mar Caribe.

Los departamentos en alerta amarilla son Comayagua y La Paz (centro); Lempira, Intibucá, Copán, Ocotepeque y Santa Bárbara (occidente), Cortés y Yoro (norte).

La medida obedece a la continuación de las lluvias debido a un sistema de baja presión que ingresó el lunes a Honduras, señaló la Secretaría de Gestión de Riesgos y Contingencias Nacionales.

En el resto del país se mantiene la alerta verde, dijo el jefe de Alerta Temprano, Juan José Reyes, quien además advirtió sobre la crecida del río Ulúa, el más caudaloso, que nace en el occidente de Honduras y desemboca en el Caribe.

La alerta amarilla conlleva evacuaciones preventivas en regiones con riesgo de deslizamientos, derrumbes, inundaciones o desbordamiento de ríos, mientras que la verde significa que se debe dar seguimiento al comportamiento de un fenómeno que pueda resultar en desastre.

“Un sistema de baja presión sobre el territorio nacional acentúa la convergencia de viento y humedad provenientes del mar Caribe y el océano Pacífico que produce abundante nubosidad, lluvias y chubascos débiles a moderados, con actividad eléctrica”, indicó el Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos).

El río Ulúa ya se filtró en varias zonas de El Progreso, Yoro.

El organismo también advirtió sobre precipitaciones de intensidad fuerte con vientos racheados sobre las regiones sur, suroccidente, occidente, noroccidente, central y suroriente.

Según los expertos del Cenaos, las lluvias dejarán hoy acumulados entre 80 y 100 milímetros en las partes altas del occidente, suroccidente, centro, sur y suroriente del país, y menos de 30 milímetros en el resto del territorio.

Las precipitaciones continuarán afectando a Honduras hasta el viernes y se esperan acumulados de 100 milímetros en las montañas del centro, noroccidente y occidente del país, y hasta 60 milímetros en el resto de las zonas montañosas.

El organismo de protección civil pidió a la población estar pendiente de la evolución del fenómeno debido a que, según pronósticos, producirá un aumento de la humedad del suelo, inundaciones urbanas y crecida en los niveles de los ríos con posibles desbordamientos en las partes bajas de las cuencas.

Además, hizo un llamamiento a los pobladores de zonas de riesgo para que tomen las medidas de prevención y acaten las instrucciones de la institución.

Las lluvias causaron hoy daños en un carretera principal en el departamento de Copán, en el occidente hondureño, fronterizo con Guatemala.

La carretera comunica a San Pedro Sula, norte del país, con las fronteras de Guatemala y El Salvador, cruzando por los departamentos de Cortés, Santa Bárbara, Copán y Ocotepeque.

En el sector de Pimienta, departamento de Cortés, la crecida del río Ulúa inundó hoy varios cultivos agrícolas, según informaron fuentes oficiales. EFE