Más noticias

Colusión de policías y migración en tráfico de ilegales en Honduras

Nery Mejía, delegado del Conadeh en Ocotepeque, dice que reciben denuncias que evidencian la participación de autoridades en ilícito.

San Pedro Sula, Honduras

Unos llegan sin visa y otros la obtienen falsificada por medio de los traficantes de ilegales, que operan en todo el trayecto de los indocumentados. No importa el país de donde vengan, los coyotes están en todos los puntos para facilitar el paso de los extranjeros a cambio de una buena paga.

Informes obtenidos por la Unidad de Migraciones de la Policía de Servicios Especiales revela que ciudadanos chinos han llegado al país con visa falsa.

Las investigaciones revelan que las redes de coyotes falsifican las visas en Panamá o en Brasil para los chinos. Colocan sellos sin medidas de seguridad y aprovechan que el sistema en el país tarda para verificar si es real la visa porque hay que llamar a los consulados para validarla”, explicó el agente policial, que pidió el anonimato.

Los guías o coyotes acompañan en cada país a los indocumentados. Las autoridades policiales informaron que los migrantes chinos deben pagar los boletos aéreos desde China, además de la visa falsa, hotel, comida, coyotes y protección. El costo total por este “trabajo” ronda los 50 mil dólares.

“Las mafias chinas y colombianas están aliadas con los coyotes centroamericanos que ahora ampliaron el millonario negocio del tráfico masivo ilegal de personas que buscan llegar por tierra a Estados Unidos o Canadá”, dijo el oficial.

El reporte de situación Tráfico de drogas y amenazas del crimen organizado, que elaboraron en Costa Rica el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Onudd), reveló cómo operan las redes de traficantes.

“La vasta operación de contrabando de migrantes africanos y del sur y centro de Asia es dirigida por redes criminales transnacionales, con enlaces y escalas en Brasil, Venezuela y Colombia. Utilizan a Centroamérica como una de sus plataformas para el tráfico ilícito de personas a Estados Unidos y Canadá”, apunta el informe.

Las redes

La red internacional, según los investigadores, está conectada y desde que arriban los indocumentados por las fronteras del país, los coyotes hondureños los esperan para guiarlos en su recorrido por Honduras. Los coyotes buscan no ser visibles. Su estrategia es subirlos a un bus y monitorearlos en el trayecto. Les piden a los extranjeros que no los delaten y cuando son amenazados los abandonan.

“Un grupo de 20 a 30 muchachos en Agua Caliente, frontera con Guatemala, son los encargados de los trámites, pero su trabajo fuerte es colaborar con los extranjeros para pasarlos por la aduana sin que pasen por migración.

Pactan el precio con cada migrante. Les cobran hasta 200 dólares, depende cómo ven las posibilidades del migrante y de acuerdo con el pago definen adónde lo van a encaminar”, relató Nery Mejía, jefe departamental en Ocotepeque del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh).

La falta de vigilancia en las fronteras, asegura el jefe del Conadeh, facilita que hasta en carros particulares pasen a los mojados sin ningún problema.

“No paga el pollero ni el migrante. Solo levantan las trancas en la frontera. Raras veces piden que se baje el vidrio. Siempre hay entrada y salida libre a Guatemala. La aduana se presta al tráfico de migrantes”, dijo Mejía.

Colusión de autoridades

El cobro no solo es para el coyote. El jefe del Conadeh en Ocotepeque asegura que parte del pago se destina a la Policía.

“Los muchachos que ayudan a los indocumentados nos han manifestado que la Policía tiene conocimiento de lo que hacen. Es más, la Policía les solicita que por cada extranjero que ayuden a pasar tienen que darles una parte.

La Policía lo niega, pero la situación está pasando. Incluso tuvimos dos casos en los que antes de llegar al registro de migración en la aduana, el encargado solicitó un pago supuestamente disfrazado”, dijo el delegado del Conadeh.

Un caso que documentó el Conadeh en Ocotepeque fue la denuncia que se presentó contra un Policía de la zona.

“Recibimos la denuncia contra un agente de apellido Paz. Los tramitadores no aguantaban el cobro que les hacían y cuando lo requerimos el mismo policía aceptó que pedía la ‘colaboración’ para barrer la aduana. Pero es una práctica frecuente. Por eso hicimos la intervención”, agregó el jefe del Conadeh de Ocotepeque.

Sin logística

Para los agentes de Migración asignados en las fronteras es un problema verificar identidades o manejar una base actualizada de datos. No cuentan con un sistema informático en red o base de datos real actualizada en las aduanas.

“Se trabaja con los migrantes extranjeros que cruzan a Guatemala, se documenta a cada uno de ellos y se les emiten los permisos provisionales de estadía en el país, pero no hacemos más”, explicó uno de los agentes.

Los oficiales migratorios no tienen un sistema de captación de huellas y su trabajo se limita al registro de nombres, nacionalidades y edades de los extranjeros que van de paso por el país y emitir el permiso provisional, el cual será eliminado, según anuncio de Venancio Cervantes, director de Migración.

“Como medida hemos decidido no entregar más la nota de permiso provisional porque la utilizan para transitar por otros países”, señaló Cervantes.

Pocos casos se judicializan

Solo la Fiscalía en Tegucigalpa tuvo una unidad asignada para encargarse de la trata de indocumentados; sin embargo, fue absorbida por la Unidad de Extorsión que maneja la Fiscalía contra el Crimen Organizado.

René Díaz, coordinador de fiscales en San Pedro Sula, aseguró que en esta regional nunca ha existido una unidad dedicada al tráfico de indocumentados.

“En San Pedro Sula nunca existió. En Tegucigalpa, la Fiscalía del Crimen Organizado conocía los casos. La gente no denuncia y eso limita las acciones legales contra las redes que trafican con indocumentados”, explicó el fiscal.

Un caso relevante de tráfico de ilegales ocurrió el 23 de abril de 2013, cuando agentes de Servicios Especiales de Investigación detuvieron a ciudadanos de la India que viajaban por el país a Estados Unidos.

El operativo se ejecutó en el desvío de La Barca. Ocho extranjeros iban en un bus de la ruta El Progreso-Choluteca y al ser revisados se constató que todos portaban pasaportes de la India.

En el operativo se capturó a los hondureños Alexis Geovanny Montesinos Castillo (29) y José Wilberto Velásquez (45), quienes acompañaban a los indios. Los hombres fueron remitidos a la Fiscalía acusados de tráfico ilegal de personas.

Puntos ciegos

Por la aduana Las Manos, en El Paraíso; Guasaule, en Choluteca, y Agua Caliente, en Ocotepeque, los puntos ciegos son los pasos obligatorios que utilizan las redes de traficantes de ilegales para garantizar que no sean identificados por las autoridades.

La misión de los coyotes es entregar a los ilegales en Esquipulas, Guatemala, donde hay otros polleros esperándolos.

En la comunidad de El Portillo, a pocos kilómetros de la frontera, hay una vereda que según los empleados de Migración conecta directamente con Esquipulas.

Otro punto utilizado es una brecha que se encuentra a 50 metros de la aduana, un paso por una quebrada que conduce a Guatemala; el camino sale unos 200 metros adelante de la aduana guatemalteca.

Al llegar hay buses que esperan a los extranjeros y los llevan a Esquipulas, donde abordan otros que los trasladan a la capital guatemalteca, desde donde continúan su viaje a Estados Unidos.