San Pedro Sula, Honduras.

El anuncio de que ahora los hondureños pueden retirar sus remesas en dólares no genera ninguna inquietud en el “mercado negro”.

“Las personas vienen a buscarnos para cambiar sus dólares porque es más rápido que en el banco. Además, en esas entidades no le hacen la transacción si no tiene cuenta con ellos”, expresó Rubén Alvarado, cambista.

Estos comerciantes afirman que el negocio da para pasar el día, pero siempre deben buscar otros ingresos porque el movimiento baja en diciembre. “Quienes nos mantienen vivos son los turistas, pero en esta época baja la afluencia. Por eso es malo para nosotros”, indicó Caleb Aguilera.

Las monedas con más demanda de cambio son el dólar, el euro y quetzales.

“La mayoría de mis clientes cambian más de dólares a lempiras porque es lo que necesitan para movilizarse en el país”, añadió Aguilera.

El principal temor de cambiar el dinero en el “mercado negro” es que no es fácil identificar si los billetes son falsos, pero los cambistas aseguran que la experiencia les ha enseñado a detectarlos y eso es difícil que suceda. “Tengo años de venir donde el mismo cambista y nunca he tenido problemas”, expresa María Duarte, comerciante sampedrana.

En el “mercado negro” el dólar se compra a 22 lempiras cuando son billetes de $10; mientras que las denominaciones de $20 se pagan a L21.60. En el banco el precio del dólar oscila entre los L22.23 la compra y L22.39 la venta. El euro se cotiza a 26 lempiras con los cambistas y L24.56 en el banco.