Nueva York, Estados Unidos

El exlíder de Los Cachiros, Denis Leonel Rivera Maradiaga, preso en Estados Unidos aseguró que Fabio Lobo -hijo del expresidente Porfirio Lobo- le prometió que hablaría con su primo, Humberto Palacios Moya, entonces director de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI), para beneficiar al cartel.

Según la declaración de Rivera Maradiaga ante una corte de Nueva York, a donde fue llevado por las autoridades de Estados Unidos para obtener colaboración, tras reunirse con Palacios Moya en su casa, Fabio Lobo dijo que 'sí era cierto que iban a incautar el zoológico' Joya Grande y otras propiedades y cuentas bancarias, contó el capo a la corte.

El zoológico pertenecía a Los Cachiros, y era una de las empresas que utilizaban para lavar dinero, según la OABI.

Rivera declaró ante la corte que en 2013 él estaba preocupado con la posibilidad de que el gobierno hondureño le incautara bienes y dijo que, en una ocasión, el diputado Oscar Nájera acordó hablar con el presidente Lobo para 'que lo ayudara a recuperar las cosas que iban a incautar'.

Rivera aseguró haber pagado a Palacios Moya -, fallecido el 29 de enero del 2016-, a Oscar Nájera y a Fabio Lobo de 50.000 a 70.000 dólares para evitar las incautaciones y les permitió retirar del zoológico papeles, computadoras, dinero y varios animales.

En su testimonio, el capo acusó al expresidente Lobo, a su hijo, a su jefe de inteligencia y actual ministro de Seguridad, Julián Pacheco, a diputados y a un alcalde de recibir cientos de miles de dólares en sobornos del cártel para facilitar el transporte de cocaína de Colombia y Venezuela hacia Estados Unidos. Tanto Porfirio Lobo como Pacheco niegan tajantemente las acusaciones.

Rivera también declaró que Lobo se había comprometido a detener las investigaciones de Óscar Alvarez -exministro de Seguridad de Honduras- contra el narcotráfico, pero el exministro lo negó.

Rivera testificó ante la corte que en 2009, en su primera reunión con el recién elegido presidente, su 'hermano (Javier Rivera) comenzó a hablarle a Lobo para que le ayudara con el señor Oscar Alvarez, porque este señor lo estaba mencionando varias veces por los medios televisivos' como narcotraficante.

Lobo 'me nombró como ministro de Seguridad para que yo actuara, dentro de la ley, en contra de estas organizaciones criminales', aseveró. 'Nunca recibí una orden del presidente de parar una investigación', dijo Alvárez.

'Usted proceda', le dijo el entonces presidente Lobo, según Alvarez. Y con ese respaldo él viajó a Colombia a lograr el apoyo de Bogotá en la lucha contra el tráfico de drogas, lo cual más tarde permitió la estructuración del 'Plan Honduras', contó el exministro en una entrevista con la AFP.

Alvarez, actual diputado oficialista y ministro de Seguridad en dos ocasiones (2002-2005 y 2010-2011), explicó que el 'Plan Honduras', apoyado por el presidente Lobo, consistía en la aprobación de leyes de extradición y combate del lavado de activos, así como la confiscación de propiedades, que permitieron dar a los capos 'adonde más les duele'.

'Cerrarle los espacios a narcos'

En esa época, el narcotráfico se había convertido en 'enemigo número uno' por ello el gobierno de Lobo definió una planificación estratégica, dijo Alvarez.

El Plan de Acción se hizo con Colombia en enero del 2010, que consistió en enviar efectivos colombianos a Honduras y efectivos hondureños a Colombia para capacitarlos y establecer una conexión directa con la agencia estadounidense contra las drogas (DEA).

Alvarez detalló que lo primero que definieron fue identificar a los capos, luego 'mapear' sus propiedades, las rutas, destruirles aeropistas clandestinas y después lograr la aprobación de leyes, como la de extradiciones y la de incautación de bienes, para 'cerrarle todos los espacios y que el Estado pudiera recuperar los espacios' que habían tomado.

El exministro indicó que gracias a esas leyes empezaron los procesos de incautaciones de propiedades y las extradiciones hacia Estados Unidos.

Fabio Lobo, hijo del expresidente Lobo (2010-2014), estáq acusado en Estados Unidos de conspiración para enviar cocaína a ese país.