02/03/2024
09:24 AM

Su fuerza de voluntad es más grande que los obstáculos

Dania Paz nació con espina bífida, pero eso no la limitó para lograr un pregrado y trabajar en un laboratorio desde muy joven.

San Pedro Sula, Honduras

La sampedrana Dania Lizeth Paz Pacheco nació con la condición de espina bífida, pero esto nunca ha representado una limitación para esta joven licenciada en Periodismo.

Nacida un 27 de diciembre de 1992, en el seno de una familia humilde y trabajadora, Dania tuvo una infancia “normal” en la que desarrolló fortaleza gracias a que sus padres la trataron igual que a su hermano y le inculcaron valores como el amor propio y la importancia del trabajo.

Lamentablemente, a sus ocho años de edad, Dania perdió a su padre Eduardo Paz en un accidente automovilístico en la carretera de occidente, y su madre y su hermano han sido su soporte en todos estos años, apoyándola en cada una de sus etapas y en sus momentos más duros, como las siete operaciones a las que se ha sometido.

Ella siempre soñó con ser una periodista y empezó a hacer radio a los 10 años. En 2018 egresó con honores como licenciada en Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras en el Valle de Sula (Unah-vs). En esa ceremonia, todos los presentes se pusieron de pie y aplaudieron cuando la joven pasó en una silla de ruedas a recibir su anhelado título.

Foto: La Prensa

Su madre Amelia Pacheco, su hermano Alex y su sobrino Eduardo son su felicidad y quienes han estado con ella en las tribulaciones.

La joven licenciada tiene 10 años de laborar en laboratorio Fiallos en la recepción de muestras, y en medio de la pandemia por COVID-19 como personal del área de salud se ha mantenido trabajando bajo estrictas medidas de bioseguridad.

“Da un poco de temor por la familia, pero hay que enfrentarlo de forma valiente”, afirma.
Dania sueña con ejercer el periodismo de forma independiente y aplicar para cursar una maestría en el exterior una vez termine la situación mundial causada por la pandemia.
El amor también ha llegado a la vida de Dania y está conociendo a alguien “despacito y con buena letra” para que la acompañe en su “locura” y se sume a su historia de vida.

Foto: La Prensa

Dania Lizeth Paz en algunas fotografías del recuerdo posa junto al micrófono del Instituto Primero de Diciembre, más conocido como la escuela de locutores.