28/06/2022
10:28 PM

Más noticias

Honduras: Al descubierto millonario tráfico de becas en Salud

Una comisión creada por la Secretaría de Salud comprobó que se usó un acuerdo ministerial que había sido anulado para pagar 6.1 millones a becarios sin ser estudiantes.

Tegucigalpa, Honduras

La Secretaría de Salud pagó 6.1 millones de lempiras en salario-beca a 86 falsos estudiantes de ciencias médicas entre 2014 y 2016, según un informe elaborado por una comisión especial de esa entidad al que tuvo acceso la Unidad de Investigación de LAPRENSA.

El tráfico de las becas se hizo aparentemente a favor de personas que aparecen como médicos, odontólogos, microbiólogos, licenciadas en enfermería en internado rotatorio y servicio social, entre otros, de acuerdo al documento elaborado en agosto de 2016 y que está en poder del Ministerio Público que investiga el caso.

Las pesquisas iniciaron ese año luego de que la Secretaría General de Salud detectara algunas irregularidades en los pagos de las becas como inconsistencias en los números de acuerdos usados para las transferencias.

Impacto
La Comisión Investigativa precisó que el daño patrimonial causado por las transferencias de las becas irregulares fue de 6.1 millones de lempiras y atribuye la responsabilidad al Departamento de Planillas de esa secretaría de Estado.

Es así que mediante acuerdo ministerial 979 se crea la Comisión de Investigación integrada, entre otros, por representantes de la Oficina de Transparencia de Salud, indica el informe.

La Comisión descubrió que para la cancelación ilegal de esos estipendios se usó un acuerdo ministerial con registro 103 de pago de becas que había sido eliminado porque carecía de documentación soporte.

“El acuerdo 103 no se tomó (no fue utilizado) debido a que la documentación tenía muchas inconsistencias y el mismo debía ser subsanado. Motivo por el cual nunca fue remitido al Departamento de Planillas. Por lo cual nunca existió”, cita el documento.

No obstante, el acuerdo 103 fue usado para elaborar dos listados, en la denominada lista 1 se incluyeron 37 personas y en la lista 2 fueron 49 y luego se enviaron al Departamento de Planillas con el fin de que se les transfirieran las becas.

La Comisión mandó oficios a distintas direcciones y unidades de la Secretaría en donde se tramitan las becas, como la Dirección de Desarrollo de Competencias del Recurso Humano Institucional y Secretaría General, con los dos listados de quienes recibieron las becas para que certificaran si en esas dependencias se hicieron diligencias para los pagos, pero todas contestaron que no hubo trámites para ese fin.

Los investigadores también enviaron los listados a distintas universidades con el objetivo de que indicaran que los individuos enlistados eran estudiantes de las ramas médicas de esos centros y los centros educativos aseguraron que no.

El único rastro que fue encontrado del procedimiento de cancelación de esas becas es el acuerdo 103 que fue remitido al Departamento de Planillas, pero en el informe no se indica quién lo mandó.

A las 37 personas incluidas en el listado 1 se les canceló 3.7 millones de lempiras y a las 49 de listado 2 se les pagó 2.4 millones entre 2014 y 2016, se especifica en el reporte.

Estas personas “recibieron pagos mediante diferentes acuerdos (acuerdo 103 usado en para elaborar las dos listas) y no pudieron ser encontrados en listados oficiales de becarios”, se asevera en la investigación.

6,165,076 lempiras
“Se realizó la sumatoria total de los pagos realizados desde enero de 2014 a mayo de 2016 a ambas listas de personas que aparecen tanto en el listado 1 y listado 2 revisando mes a mes y planilla por planilla, llegando a un total estimado en lempiras de 6,165,076 lempiras”, precisa el informe al estimar el monto presuntamente defraudado.

“Se realizó la sumatoria total de los pagos realizados desde enero de 2014 a mayo de 2016 a ambas listas de personas que aparecen tanto en el listado 1 y listado 2 revisando mes a mes y planilla por planilla llegando a un total estimado en lempiras de 6,165,076 lempiras”, precisa el informe.

Los beneficiados con las becas recibieron distintos montos, algunos 10 mil lempiras y otros más de 100 mil al año.

En el caso de los estudiantes de Medicina, los que cursan el séptimo año realizan el internado rotatorio (práctica en hospitales con asignaturas) durante 12 meses, por el cual se les paga un salario-beca de 5,800 lempiras; y los de octavo año hacen el servicio social (solo práctica en hospitales) y reciben 6,900 por ese mismo lapso.

La gestión para el pago de becas inicia con el envío de listado de estudiantes de séptimo y octavo año de parte de universidades a la Secretaría de Salud y esta las remite a varias unidades para que se elabore una ficha de cada beneficiario.

El Departamento de Planilla recibe finalmente el listado con su respectiva documentación soporte para que la Secretaría de Finanzas haga las transferencias bancarias a los becarios.

Foto: La Prensa

PLANILLAS ADULTERADAS EN SALUD

Identificación de presuntos beneficiados

Como parte de las diligencias investigativas, la Comisión especial detalló la identidad de cada persona que recibió la beca de forma irregular y los montos que se asignaron.

Beneficiados con fraude
Una de dos listas elaboradas por la Comisión de Investigación contiene la identificación de 37 personas que presuntamente cobraron por tres años diferentes cantidades de dinero en concepto de salario-beca, pero se probó que no eran estudiantes de Medicina u otras afines.

Pagos al margen de la ley
Una segunda lista de beneficiarios de becas también fue enviada al Ministerio Público para que se individualice la responsabilidad de cada uno de los falsos estudiantes de Ciencias Médicas, por presuntamente haber recibido recursos públicos durante tres años.

Informe fue entregado a la Fiscalía

La Comisión de Investigación entregó al Ministerio Público el informe en el que se plasman los hallazgos de pagos irregulares de becas.

El reporte fue remitido en vista de que la comisión recomendó hacerlo para que se dedujeran responsabilidades.

“En virtud de considerarse que estos actos pueden ser constitutivos de delito se recomienda remitir o enviar al Ministerio Público todo el informe con los documentos que se acompañan”, se aconsejó en el informe.

LA PRENSA conoció que el Ministerio Público solicitó a la Secretaría de Salud varios documentos relacionados al proceso que se siguió para realizar las transferencias de las becas.

De igual manera, el ente acusador le envió a la Faculda de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras el listado de los becados irregularmente para saber si son estudiantes de ese centro.