27/11/2022
11:26 PM

Más noticias

Bajó el río Ulúa, pero sus casas quedaron entre el lodo y basura

En Los Mangos hay una ruptura de 51 metros en el bordo, otra tres veces más grande se generó en Buena Vista. Familias perdieron todo de nuevo tal como en 2020. Los Cruz Villanueva ven la destrucción en su casa. FOtos: franklyn muñoz

El Progreso, Yoro.

Juan Antonio Cruz (45), su esposa Rosa Villanueva (42) y sus hijas Marisela y Sofía perdieron todas sus pertenencias porque el río Ulúa inundó de nuevo el campo Buena Vista, en los bajos de El Progreso, Yoro.

A unos cuantos metros de su casa el caudaloso cuerpo de agua rompió el bordo e inundó toda su comunidad, dejando su casa semi cubierta por fango.

Juan se frota los nudillos y con los ojos llorosos exterioriza su decepción, pues solo la freidora de tajadas, la que utiliza en su pequeño negocio, quedó en buen estado, y esto porque la dejó amarrada en las vigas del techo con unas cuerdas y huyeron antes que el bordo se reventara.

Los habitantes del Bajos de El Progreso exigen a la presidenta la reparación inmediata de bordos; hoy habrá una conferencia para exigir respuestas en esa zona

Este hombre que no puede hacer esfuerzo físico por haber sido operado a corazón abierto, duda de limpiar su casa por ahora, ya que podrían haber más lluvias y el bordo es casi imposible de reparar este año. “Necesitamos que la presidenta Xiomara mande a reparar las rupturas en el bordo de inmediato porque no tenemos donde vivir, huimos para esta inundación y afortunadamente una amiga nos dio donde vivir”, comentó.

DAÑOS

La alcaldía pidió a la SIT 22 proyectos para reparar fisuras, rupturas en bordos, principalmente en los bajos.

Río abajo, en la comunidad Soberanos del Norte, el panorama es igual de desolador. Camilo Chávez Gutiérrez, dirigente de esta comunidad, afirmó que ahí tuvieron que huir 200 personas el pasado miércoles previo a que el bordo reventara y están hartos de esta situación, por lo que exigen al Gobierno reparaciones expeditas y las represas que durante décadas se han prometido.

A unos cuantos kilómetros en Los Mangos, Teodora Cruz Banegas (60), se refugia viviendo en el bordo. Mientras cocina unos frijoles en una hornilla improvisada con bloques y ramas como combustible, también cuida los carros de sus hijos, los que fueron aparcados en lo alto del bordo para salvarlos de la llena.

" “Esto es demasiado triste, hemos perdido todo y tenemos cubierta de lodo la casa en la aldea”. "

“Llevo más de una semana viviendo en este bordo, mi casa está allá bajo el lodo, no puedo ir a limpiarlo porque mientras el bordo esté roto se puede volver a inundar, necesitamos que la Presidenta cumpla con mejorar las condiciones del valle de Sula”, lamenta la sexagenaria, quien es acompañada de su esposo Salomón Aranda.

Roberto Zelaya, gerente de la alcaldía de El Progreso, informó que en el municipio, el más afectado por las inundaciones en el valle, hay 45 comunidades afectadas por las inundaciones y 3,200 personas, de las cuales más de 2,000 aún no han regresado a sus casas y permanecen en albergues o en casas de familiares o amigos.

En Los Mangos hay una ruptura de 51 metros en el bordo.

Las autoridades municipales están a la espera que gobierno central actúe cuanto antes por medio de la Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT), tal como se prometió en una reunión el pasado lunes.