25/05/2024
04:50 PM

ASP: El problema del agua se debe a los apagones de la Enee

San Pedro Sula, Honduras.

Los efectos negativos de la canícula prolongada se evidencian también en San Pedro Sula. Más del 35% ha bajado el caudal de los cinco ríos que cruzan la ciudad.

Esa situación ha obligado a la concesionaria Aguas de San Pedro a utilizar los pozos de emergencia.

Pese a ello, las instituciones encargadas de proteger el agua dicen que San Pedro Sula no tiene problemas con el líquido si se compara con otras ciudades.

Juan Ramón Madrid, coordinador de control de plagas e incendios forestales, indica que jamás habían experimentado un verano tan drástico, al grado de que las fuentes superficiales han sido gravemente perjudicadas.

Recomienda a quienes viven en Cofradía que se abstengan de quemar basura en las orillas de la zona de reserva porque queman el bosque.

Rodolfo Bueso, director de la Unidad de Concesiones, se reunió ayer con personal de Dima para analizar la situación de las fuentes superficiales.

El funcionario explica que por la ciudad pasan las quebradas Río de Piedras, Zapotal, Santa Ana, Manchaguala, Naco y la Quebrada del Negro, que surten a Cofradía.

Bueso dice que la problemática responde a la falta de lluvias y durante las pláticas con la concesionaria se informó que la interrupción del suministro en algunos sitios se debe a los apagones de la Enee.

Foto: La Prensa



“Afectan el servicio”

Maurizio Chiovelli, presidente de la concesionaria Aguas de San Pedro, señala que San Pedro Sula aún tiene agua superficial y subterránea.

“Hay reducción en el agua superficial. Ponemos en funcionamiento los pozos de emergencia”, apuntó.

Cada pozo produce 700 litros de agua por segundo en reserva cada vez que se presenta carencia de agua superficial.

“El problema es la interrupción de energía porque nos causa graves daños. Hemos escrito muchas veces a la Enee porque esa situación no puede continuar.

Es muy peligroso para la ciudad, ya que aunque se quiera dar un servicio de calidad no se puede porque hay apagones, luego cambios de voltaje y se daña el equipo”, manifiesta Chiovelli. El ejecutivo sostiene que cuando empezaron los apagones comenzó la problemática. Si hay un apagón de tres horas, se tarda el doble en llenar tuberías y llegar a los sitios.

“Tenemos un 70% de agua subterránea y 30% de agua superficial. Son 2,527 litros por segundo”, señala.

No obstante, Chiovelli asegura que la ciudad no tiene problemas de agua y la Enee es la responsable de que los ciudadanos no reciban un servicio de calidad.

Zonas perjudicadas

Según los reportes, los sectores más afectados en relación con el suministro de agua, a causa de los apagones, son Chamelecón, Rivera Hernández, parte de la Satélite y Calpules.

El caso de Barandillas y El Centro no fue mencionado, pero sus habitantes levantan la mano porque también tienen problemas para recibir el recurso vital.