04/12/2022
07:41 AM

Más noticias

Analizan aplicar una tercera dosis de vacuna anticovid en Honduras

En Honduras se han puesto 2.7 millones de vacunas contra el covid-19, de estas, 2.1 millones han sido primeras dosis y 523,819 segundas dosis

Tegucigalpa, Honduras.

Las autoridades sanitarias analizan aplicar una tercera dosis de vacunas anticovid a los hondureños. Esta dosis de inmunización sería un refuerzo para quienes hayan recibido el esquema completo; es decir, las dos dosis.

“Las compañías fabricantes, especialmente Moderna y Pfizer, igual probablemente todas las demás fabricantes de vacunas, están en ese proceso de recomendación y autorización por el ente contralor la FDA, la OMS, el CDC, para que se les pueda autorizar. No está autorizado en este momento en el caso de Honduras la aplicación de una tercera dosis”, manifestó el viceministro de Salud, Nery Cerrato.

No obstante, los asesores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron una tercera dosis para las personas con sistemas inmunitarios debilitados para la población de Estados Unidos de Moderna o Pfizer-BioNTech.

En ese grupo de población están pacientes con cáncer, con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), personas que hayan recibido trasplantes y quienes tomen medicamentos inmunosupresores, ya que corren un alto riesgo de complicarse con la enfermedad viral.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) está próxima a aprobar una tercera dosis para las personas que no tuvieron una respuesta inmunitaria con dos dosis.

“El equipo de integración nacional se ha planteado esa opción (tercera dosis) y se han hecho las previsiones. Lo hemos consignado como una de las grandes posibilidades a partir del 2022, ya que se habla de seis meses. Estamos hablando de enero del próximo año que podríamos hacer ya las estimaciones presupuestarias para que tengamos disponibles los recursos”, explicó Cerrato.

Mientras que el gremio médico de Honduras solicitó a las autoridades la aplicación de una tercera dosis para el personal sanitario por la alta exposición a la que se someten a diario y por el riesgo de contagio por la circulación de las nuevas variantes en el territorio, incluyendo la delta.