Más noticias

Alarma el cierre de negocios por extorsión en La Ceiba

La Cámara de Comercio maneja que en los últimos días unos siete negocios, entre hoteles y restaurantes, han cerrado sus puertas.

LA CEIBA. Un cierre de negocios se ha visto en los últimos días en la ciudad de La Ceiba debido al cobro del mal llamado impuesto de guerra.

Los dueños de bares, discotecas, restaurantes y hasta hoteles son constantemente amenazados por grupos pandilleros, obligándolos a cerrar sus puertas.

La Cámara de Comercio e Industrias de Atlántida maneja que unos siete locales comerciales han cerrado en las últimas semanas. Y la cifra puede ser mayor, ya que muchos que han cerrado no están registrados en los archivos de la Cámara de Comercio.

Para saber

La Unidad Antiextorsión de La Ceiba ha puesto a disposición el número de teléfono 9482-1268 para que los dueños de negocios denuncien.

En audios que se han filtrado amenazan a los comerciantes y les piden hasta 50,000 lempiras de entrada y entre 15,000 y 20,000 al mes de extorsión.

Un propietario de un restaurante de la zona turística del Paseo de los Ceibeños, quien omitió su nombre por seguridad, dijo: “nosotros trabajamos muchas veces solo para pagar compromisos. No podemos estar pagando extorsión porque no nos ajusta. Yo mejor me vi obligado a cerrar mi negocio’’.

Reacciones de la Cámara

“Estamos recomendando a los dueños de negocios, primero que no contestar las llamadas telefónicas de números que no conocen. Segundo, no hablar con estas personas ni escucharlos y tercero no seguirles el juego”, manifestó José Lanza, presidente de la Cámara de Comercio.

El empresario sugirió interponer la denuncia ante las autoridades correspondientes. “Es importante denunciar, presentar el número de teléfono del cual los llaman. Quiero que sepan que los de la Unidad Antiextorsión actúan rápido y están capacitados”, agregó Lanza.

A raíz de las últimas llamadas extorsivas, los agentes de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP) dieron con la detención de dos que hacían las llamadas a los comerciantes. Además han realizado saturaciones en diferentes partes de la ciudad para evitar que más negocios sean extorsionados.

“Se ha estado trabajando con las denuncias públicas porque los comerciantes no quieren denunciar. Se han capturado dos personas y uno de ellos es el responsable de hacer las llamadas. Con estas detenciones se ha visto que han bajado las amenazas de esta forma”, dijo Bety Rosales, portavoz de la FNAMP.