San Pedro Sula, Honduras.

El sistema de baja presión denominado Bonnie, que se convertiría en huracán durante las próximas horas, tras afectar las costas caribeñas de México, podría alcanzar territorio hondureño durante el fin de semana, según la previsión de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Alberto López, pronosticador de turno de Copeco, pronostica que las lluvias de Bonnie, así como sus vientos, tocarían territorio del departamento insular de Islas de la Bahía ya convertido en un huracán categoría 1.

De manera que, las lluvias, desplazadas desde el Caribe de Honduras, podrían afectar a regiones en los departamentos de Colón, Atlántida, Cortés, Santa Bárbara y Yoro, todos en la franja atlántica y occidental del país.

Copeco advierte sobre el aumento en los caudales de ríos de la zona norte, como el Ulúa, en imagen.

En tanto, Copeco señala que los acumulados de agua lluvia podrían ser de entre 100 y 150 milímetros en distintas regiones hondureñas, en una seguidilla de tormentas que han azotado al país durante el último mes y afectado a varias regiones con inundaciones, deslizamientos y destrucción de vías carreteras y puentes.

Copeco subrayó la advertencia y prevención para pobladores de la zona norte de Honduras, puesto que la región está considerada como “de alto riesgo” ante la llegada de aguas en los cauces principales como los ríos Chamelecón y Ulúa al valle de Sula, la zona metropolitana más poblada de Honduras.

ALERTA AMARILLA

De momento, Copeco decretó alerta amarilla durante 48 horas para los departamentos de Ocotepeque, Intibucá, La Paz, Choluteca, Valle, Lempira y Francisco Morazán.

En tanto, Comayagua, Cortés, Copán, Yoro, Santa Bárbara, Gracias a Dios y Olancho permanecen en una alerta verde monitoreada.