Comunidad se adapta al cambio climático y logra aumentar sus cosechas

Tegucigalpa, Honduras El cambio climático ya no es problema para los pobladores de la comunidad Las Crucitas, en Dulce Nombre de Culmí, Olancho. En esta localidad dentro de la zona

El agricultor Santiago Velásquez muestra su cosecha
El agricultor Santiago Velásquez muestra su cosecha

Tegucigalpa, Honduras

El cambio climático ya no es problema para los pobladores de la comunidad Las Crucitas, en Dulce Nombre de Culmí, Olancho.

En esta localidad dentro de la zona de amortiguamiento de la Biosfera del Río Plátano se puede cultivar cacao, limones, naranjas, plátanos, aguacate y café que necesita la sombra del bosque. Esta diversificación ayuda al medioambiente y al mismo tiempo genera más ingresos para los agricultores”, relata Abel Morales, del Instituto de Conservación Forestal (ICF).

Apoyado por técnicos del programa Adaptación al Cambio Climático en el Sector Forestal (Clifor), financiado por la Unión Europea (UE) y el Gobierno alemán (BMZ), y ejecutado por la ICF y la GIZ, los pobladores han visto que la transformación de ideas ayudó a mantener y aumentar sus cosechas.

Malas prácticas agrícolas, ganadería extensiva, incendios forestales, presión demográfica, entre otros, han afectado el bosque hondureño en gran parte del territorio y particularmente en la zona de amortiguamiento de la Biosfera del Río Plátano.