Más noticias

“Soy mucho más que un cantante”

<p>Más que una noche de luna en La Ceiba, donde transcurrió parte de su infancia, su vida ha sido una larga canción que aún no termina.</p>

/

Más que una noche de luna en La Ceiba, donde transcurrió parte de su infancia, su vida ha sido una larga canción que aún no termina.

Desde que era arrullado con melodías de la radio hasta la actualidad en que se propone grabar su mejor disco, Moisés Canelo no ha respirado más que música.

“Sentía como que me faltaba el aire cuando no estaba cantando”, dice el artista, quien vivió una niñez inestable como hijo de un padre soltero.

Por llevar una vida muy pobre fue que su padre decidió disolver el hogar y de la aldea de Francia, en Colón, donde nació Moisés, se trasladó a La Ceiba en busca de mejores oportunidades.

“A mí me mandaron a recoger cuando tenía tres años, me llevaron a Coyoles Central a vivir con una tía y luego a La Ceiba. Allí, desde muy pequeño, por las dificultades de un padre solo, un tiempo vivía con él y a veces con otro familiar. Fue una infancia inestable, pero no por eso infeliz, nunca me sentí despreciado”, recuerda el cantante.

Aunque era un niño que venía de una zona rural, cuando llegó a la escuela Francisco Morazán, de La Ceiba, tenía una ligera ventaja sobre algunos compañeros porque había aprendido ya sus primeras letras con una tía que también le estaba enseñando a leer y escribir a su papá.

¿Cómo comenzó tu inclinación por la música?

Mi papá buscaba muchachas que me fueran a cuidar y les decía que para entretenerme me encendieran la radio.

Por la mañana me ponían una emisora de Ecuador, La voz y ventana de Los Andes, de allí tengo una gran simpatía por la música andina.

De las once de la mañana hasta las dos de la tarde me ponían XERH, de México y aparecía Miguel Aceves Mejía, que era uno de los grandes ídolos de mi niñez y desde luego, Pedro Infante, Jorge Negrete, Cuco Sánchez y muchos otros, quienes fueron dejando una huella imperceptible.

A las dos de la tarde me cambiaban a Radio Cadena Habana, la cual se sintonizaba como local, porque no había tanta radio en el aire.

De allí vino mi vínculo con Lucho Gatica y la Sonora Matancera. Además, mi padre tocaba la guitarra y cantaba, entonces por eso fue que se me ocurrió que lo primero que debía hacer en la vida era cantar.

¿Es cierto que imitabas a Joselito?

Había entrado a la escuela, como a los seis o siete años, cuando Ricardo Pereira, cofundador de Los Robins, de La Ceiba, me escuchó cantar al estilo de Joselito de España, que estaba de moda y me llevó a la radio HRD2, una de las primeras emisoras de Honduras.

La gente decía que cantaba igual a Joselito, aunque no era cierto, porque aquella era una voz espectacular y yo apenas era un niño indito que trataba de cantar.

¿Cómo fue tu experiencia en México?

En los primeros meses del 74 me fui para México con el objetivo de hacer algo más serio.

Después de haber estado allí como un año, pero siempre en forma desordenada, no tenía un mentor o representante que me enseñara, lo único era mi intuición y lo que Dios me decía, pero cuando no lo escuchaba, metía las patas.

Eso no quiere decir que me fue mal, porque tuve el apoyo de Horacio Cadalso, autor de conocidas melodías como “Si tienes que partir”, cantada por artistas de mucho renombre como Olga Guillot, Gloria Lazo y Chucho Avellanes.

¿Te hizo alguna canción?

Sí, hubo una que de hecho no fue compuesta para mí, pero yo fui quien la grabó.

Él me recomendó con la gente de El Cardini, que era un lugar de postín en el espectáculo.

Allí se presentaban Los Platers y Paco Michell, con quienes me tocó convivir porque a veces yo abría el show.

Por ese tiempo fue que participé en el festival OTI, en Acapulco, representando a Honduras con la canción “Río viejo, viejo amigo”, ganando el séptimo lugar.

¿Te faltaron compositores para tener más éxito?

No, eso no tiene nada que ver, sino más bien la capacidad de promoción, el marketing que se le haga a uno.

Obviamente, debe haber una buena canción, a lo que me refiero es que en México hay una cantidad de compositores, como en Honduras, pero una buena producción que no tenga el respaldo mercadológico suficiente no tiene mucho éxito.

Es lo que me pasaba a mí, eventualmente hacía buenas producciones, pero faltaba el billete grande.

¿Con José José tuvieron alguna amistad?

Tuvimos una muy buena amistad, pero al principio, cuando lo conocí en el 74, en Acapulco, no era muy accesible.

Él estaba en un punto en el cual la fama eleva tanto al ser humano que de repente se encuentra en un pedestal tan frágil que cualquiera que le mueva un poquito abajo, lo hace pegar el platanazo, pero eso no quiere decir que haya sido mala persona.

Hasta después logré tener acceso a él y nos hicimos amigos, tanto que le di albergue en mi apartamento cuando estaba pasando por una de sus etapas difíciles.

De allí pasó a un centro de recuperación. Él, como otros artistas, solía ir a verme cuando cantaba en El Cardini y me hacía comentarios favorables.

¿Cómo ha sido tu vida sentimental?

Creo que he corrido con mucha suerte porque tengo hijos buenos, ya que las madres de ellos también han sido excelentes.

Son seis hijos, con el mayor que murió. Aunque no he sido un modelo de padre, tampoco he sido lo contrario, creo que dentro de mis limitaciones y de los sacrificios que he hecho, ellos han entendido en algún momento que debía hacer algo y me han apoyado.

Aunque no nos veamos diariamente, mantenemos una buena relación.

¿Tu vida de artista te llevó a ser mujeriego?

Era la fama que tenía, pero ahora estoy calmado. Cuando uno es cantante se da por descontado que pasará eso, a menos que uno tenga una buena orientación y yo nunca la tuve.

El problema mío es que siempre me ha costado decir no, ahora lo he logrado.

¿Cómo surgió el romance con tu esposa?

Definitivamente María (Dip) es una mujer bonita, simpática, eso es lo que veo, pero ella no sé qué fue lo que me vio porque yo soy mayor; sin embargo, creo que le resulté atractivo.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/15674.jpg

Está coproduciendo un nuevo disco con todo un plan de mercadeo, para mantenerse vigente como artista.

Ella es una mujer muy inteligente, a lo mejor por eso fue, ja,ja,ja. Es una persona a la que admiro muchísimo por ser noble y una gran profesional.

Yo procuro rodearme de personas así; de alguna forma la vida me ha enseñado que aves del mismo plumaje, vuelan juntas.

¿La conquistaste con tu voz?

No, aunque María confiesa que le gusta como canto, no creo que esa haya sido la razón, más bien ella me dice es que le gustaba como platico.

¿Has podido vivir sólo con el canto?

Tengo otros ingresos. Definitivamente, en Honduras sólo Guillermo Anderson, que está en su momento y es uno de los mejores artistas, es de los pocos que pueden decir: ‘Yo vivo de la música’.

Una gran cantidad de talentos se quedan en el camino, por falta de estímulos.

Eventualmente hago negocios, vendo y compro.

Las regalías por los discos que he grabado cada vez son menos, a raíz de la piratería que impacta negativamente en los bolsillos de los intérpretes y compositores.

En un tiempo pensé que viviría de las regalías.

Extractos

Relación

“Mi suegra-Margie Dip- es una mujer brillante, con un espíritu invencible, siempre interesada en ayudar a todo el mundo. Margie tiene una capacidad de servicio a toda prueba. Talvez no le hicieron justicia en estas últimas elecciones, pero desde su puesto de gobernadora también puede hacer algo”.

Feria Juniana

“Esto es parte de un proyecto que se llama ‘Honduras bonita’, que tiene que ver con la canción ‘Vaya pues’. Estamos buscando los recursos para proponer ya no un cambio de cultura, sino mostrar las herramientas para que los hondureños nos responsabilicemos por nuestra nación y valoremos lo que tenemos”.

Meta

“Cuando saco cuentas del tiempo que estuve fuera de Honduras y valoro lo que dejé, aunque no del todo, mi deseo es tener una relación más cercana con mi familia, mis nietos y hermanos. Lo he estado logrando de a poquito”.

Actividad

“En algún tiempo hacía mucho ejercicio. Ahora, con mi caminadita, unas cuantas pechaditas y abdominales, es más que suficiente. Después que hago ejercicio, me encierro a relajarme y me pongo a meditar. No me gusta hablar de eso, porque dicen que estoy zafado”.

Su perfil

Nombre: Moisés Canelas Withol.

Profesión: Cantante y compositor profesional.

Lugar de nacimiento: Francia, Limones, Colón.

Estado civil: Casado.

Esposa: María Dip.

Preparación: Ha recibido clases de solfa y guitarra. clásica con reconocidos maestros.

/home/laprensa/imagenes/fotos/2006/interiores/15675.jpg

Una firma de Nicaragua lo lanzó como solista en su primer lp grabado en Panamá. El tema principal era “Yo también soy sentimental”.

Al vueloReligión: Católica. Personaje: Mahatma Gandhi.

Color: Violeta.

Juventud: La esperanza. Equipo de fútbol: Vida.

Un defecto: Gritón.

Mérito: Ser donador de sangre.

Un libro: “Los siete hábitos de las personas altamente eficaces”.

Sueño: Grabar su mejor disco.

Entretenimiento: El cine.

Sus frases

“No rechazo a nadie, soy como un árbol, abrazo a todo el mundo, no importa si es o no delincuente, no vine a juzgar. También la gente se da cuenta que hay cosas que no van conmigo”.

“La única manera de que un artista pueda hacer algo grande o trascendente es jugársela y hacer sus propias producciones, su propio plan de mercadeo y, en una de esas, encontrar una compañía patrocinadora”.

“Estoy en una etapa en la que mi carrera desciende paulatinamente, como consecuencia normal de un producto que cumple su ciclo, pero crezco espiritualmente”.

“Dentro de mis limitaciones, a veces hago mi desayuno, mis huevitos, soy bueno para los jugos porque sólo es de meter la fruta a la licuadora, no requiere mucha ciencia”.

“Uno debe trascender como ser humano y ver el arte no como un fin, sino como un medio.

Soy mucho más que un cantante. Allí es donde viene la parte social”.