Denuncian daños a barra coralina hondureña

A seis meses de haberse inaugurado el muelle de la empresa Mahogany Bay Cruise Terminal, las denuncias hacia esta compañía por daños a la barra coralina ya se conocen.

DIGITAL CAMERA
DIGITAL CAMERA /

A seis meses de haberse inaugurado el muelle de la empresa Mahogany Bay Cruise Terminal, las denuncias hacia esta compañía por daños a la barra coralina ya se conocen en la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, Serna.

El pasado 6 de abril de 2010, el coordinador del Instituto de Derecho Ambiental de Honduras, Idamho, el biólogo Emilio D’Cuire, interpuso una denuncia por el dragado que esta empresa está haciendo y el impacto que esto causa en la franja coralina.

“No están respetando los convenios de protección de los recursos. Nosotros evidenciamos que estaban dragando sin control y al hacer esto están dañando los corales. Visité la Serna hace unos días, pero hasta el momento no me han dado respuesta”, expresó D’Cuire.

El ministro de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, Serna, Rigoberto Cuéllar, dijo que están al tanto de la denuncia y ya los técnicos están trabajando en hacer las inspecciones correspondientes. “Ninguna de las secretarías interferiremos en el trabajo que hacen los técnicos, respetaremos las conclusiones que se saquen y tomaremos cartas en el asunto, no podemos evitar que se dañe el ambiente”, comentó.

Cuéllar confirmó que la empresa Mahogany solicitó la ampliación del ingreso al muelle, pues los cruceros están presentando problemas para atracar.

“Autorizamos pequeñas perforaciones para hacer una análisis del subsuelo a ver qué tipo de tecnología sería el que se requeriría para hacer el dragado en caso que se apruebe la ampliación y que el impacto no vaya más allá del área que deba afectarse”.

El secretario dijo que todavía no han aprobado esta petición. “Una de las medidas de mitigación que se podrían implementar es la replantación de los corales, aunque esto es oneroso; pero si ellos lo llegan a plantear sabrán cómo asumir esos costos; pero no hay nada establecido.

“Si llegamos a comprobar que se está afectando una zona de coral tomaremos las medidas del caso. Es cierto que hay emergencia porque los cruceros podrían dejar de atracar en Roatán y eso afectaría la economía de la isla. No queremos ser un obstáculo para la inversión, pero tampoco permitiremos que se destruya el medio ambiente”, aclaró.

El informe

La jefa de la Unidad del Medio Ambiente, Lidia Medina, dijo:

“Sí hemos recibido denuncias de que se estaría dañando el coral, mucha gente hasta asegura que es con dinamita, pero los técnicos no encontraron rastros, no puedo decir que sea cierto. Nosotros estamos abiertos a recibir denuncias y el deber es canalizarlas a la Serna, que es el organismo responsable de las inspecciones”.

Preocupada por el ecosistema, la periodista y ambientalista Dolores Valenzuela también interpuso ante la Fiscalía del Medio Ambiente la degradación que sufriría el área coralina con la construcción del nuevo muelle privado, cuya empresa invirtió más de 63 millones de dólares en este proyecto. “Denuncié que con la ampliación del muelle se dañaría el arrecife coralino y así fue porque creemos que el proyecto no se construyó de forma lícita”, dijo.

Las voces por proteger la franja del arrecife coralino, considerada la segunda mayor del mundo, después de la australiana, se hacen sentir cada vez más. “Más del 70% de la barra coralina de la isla de Roatán está dañada o en proceso de desaparición”, ésta es una de las conclusiones presentadas por la fundación Bica a instituciones locales y gubernamentales que asistieron al evento “Jornada de análisis en los aspectos políticos, sociales, económicos y ambientales”, realizado el pasado jueves.

Alarmados

Por su importancia en el ecosistema y en la protección de la isla, el gobierno local declaró reserva marina a los sitios West End y Sandy Bay, donde se concentra la mayor parte de la barra coralina en esta isla. “Aquí todo mundo se beneficia no importando si se tiene que destruir el arrecife. Estamos preocupados, sobre todo, porque la gente ni siquiera conoce su utilidad, si se pierden los corales, se pierde toda la isla ”, expresó Jesson Collins, líder afrodescendiente de los derechos humanos en Roatán.

El presidente de la Organización de Desarrollo Étnico Comunitario, Odeco, Céleo álvarez Casildo, expresó que otra de las preocupaciones de los garífunas es la destrucción del mangle, pues también es parte fundamental en la vida de miles de especies marinas.

“Con ese informe que nos presentó Bica quedamos más alarmados. Creo que la sociedad civil debe prestarle atención a este problema”, expresó el dirigente.

La visión de los ambientalistas no es compartida con el alcalde de Roatán, Julio Galindo, quien asegura que la construcción del muelle sólo ha traído desarrollo a la isla. “Es ridículo, no se ha afectado todo el coral, es cierto que una pequeña parte se destruyó cuando se edificó el muelle, pero eso es mínimo si lo comparamos con el beneficio de cien mil dólares al año que nos dejarían en canon”, dijo.

El alcalde expresó que están urgiendo al Gobierno la ampliación de la entrada del nuevo muelle, pues se está poniendo en riesgo el turismo porque al no poder ingresar los cruceros, debido a lo angosto de la entrada, los mismos no podrán atracar.

“Hace dos semanas vinieron dos cruceros de Cozumel, México, pero no pudieron atracar por los vientos que lo impidieron, eso significó que se dejarán de percibir miles de dólares”, comentó la viceministra de Turismo, Syntia Bennett Solomon.

Aunque no quiso ahondar sobre la situación, el gerente técnico de la empresa Mahogany Bay, José Negrón, dijo no tener conocimiento del tema. “Lo que puedo decir es que nos urge la aprobación de la ampliación del muelle, hay peligro que los cruceros queden encallados por el impedimento de los vientos del este y lo angosto del muelle.

Con respecto a la destrucción de los corales no quiero referirme al tema porque no lo manejo”, dijo. Pese a que en la isla funciona el muelle estatal, que cada semana recibe miles de turistas de todas partes del mundo, el Gobierno aprobó la concesión del muelle privado de Mahogany por más de 20 años.

La Prensa