"Rosa está enferma": Exprimera dama de Honduras no se presenta a juicio

Rosa Elena Bonilla de Lobo es acusada de desviar 12,000 millones de lempiras de fondos estatales.

La imputada no asistió al tribunal a consecuencia de una enfermedad, informó su esposo, el exmandatario Porfirio Lobo Sosa.
La imputada no asistió al tribunal a consecuencia de una enfermedad, informó su esposo, el exmandatario Porfirio Lobo Sosa.

Tegucigalpa, Honduras.

La exprimera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla de Lobo, no asistió a la repetición de su juicio este martes en un tribunal de Tegucigalpa, donde se escribirá un nuevo capítulo en el resonado caso de presunta corrupción por desviar, presuntamente, 12 millones de lempiras de los fondos estatales.

Puede leer: 'A mí no me van a asustar': expresidente Lobo Sosa responde a EEUU

La imputada no asistió al tribunal a consecuencia de una enfermedad, informó su esposo, el exmandatario Porfirio Lobo Sosa, en horas de la mañana, tras ser abordado por medios de comunicación que preguntaron en relación a la sanción que el Gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, impuso en su contra, por presuntos actos de corrupción mientras ocupaba la Presidencia.

Lobo Sosa dijo que si el Tribunal Anticorrupción requería su asistencia sin excepción "podía ir a sacarla en ambulancia" a su residencia, en tono jocoso. En tanto, el equipo fiscal se vio diezmado por contagios de covid-19 y la repetición del juicio fue suspendido.

Además: Rosa Elena de lobo pasará 58 años en prisión

También se barajó la posibilidad que Bonilla estuviese contagiada de covid-19 y, por ende, su asistencia quedase descartada, pero su abogado, Juan Carlos Verganza, desestimó esa versión a medios informativos.

"Yo no voy a venir a enfermar por la locura del Tribunal, están equivocados, tengo enfermedad de base y no voy a permitir que estos fiscales me vengan a contaminar si se vienen a presentar", subrayó el abogado.

"Se presentó el ceritifcado médico por un facutaltivo y ellos (el Tribunal) deciden nombrar a un médico forense para que vean si es cierto o no. Pueden llamar a 100 médicos forenses si quiere y a todos los médicos de la República que vayan y miren a la señora, que tiene una dolencia", extendió su defensor legal.

Relacionada: LA PRENSA había denunciado corrupción de Rosa Elena de Lobo

En tanto, Lobo consideró que "da risa la persecución" que aduce es objeto Rosa Bonilla. El exjefe de Estado arguye que su esposa es acusada por fondos que no son públicos y por irregularidades de fraude como si esta haya sido funcionaria.

Odisea judicial

Bonilla visitará una vez más un tribunal capitalino, tras haber sido enjuiciada por el mismo caso a 58 años de prisión, en septiembre de 2019, por delitos de apropiación ilícita y fraude. Entonces, en 2020 quedó en libertad, tras que la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia dictase que existían anomalías en el caso y que requería repetición de juicio.

Su esposo indica que Rosa Bonilla será "de nuevo el chivo expiatorio". Lobo Sosa refiere que su esposa ha sido utilizada para "tapar a grandes corruptos que no han sido acusados y que no les han presentado requirimientos fiscales". 

Podría interesarle: Rosa Elena de Lobo: las 17 claves de su primer año en prisión

Fue detenida en 2018 por el magno caso de presunta corrupción conocido como "Caja chica de la dama". Por esto enfrentó 12 acusaciones: tres por malversación de caudales públicos, ocho por fraude y uno por lavado de activos.

Aunado a las causas que enfrenta Rosa Elena Bonilla, su nombre figuró en la última entrega de la Lista Engel del Departamento de Estado de Estados Unidos, que configura acusaciones delictivas de exfuncionarios y políticos hondureños y centroamericanos.

La Prensa