Nube volcánica llegará a Honduras este sábado

Erupciones de un volcán caribeño causarán sombras sobre el territorio hondureño y Copeco anuncia efectos.

La nube se desprende de las erupciones que realiza el volcán La Soufriere, en la isla de San Vicente, del Caribe.
La nube se desprende de las erupciones que realiza el volcán La Soufriere, en la isla de San Vicente, del Caribe.

Tegucigalpa, Honduras.

El estatal Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) informó este viernes que una nube de ceniza volcánica llegará al país a través de la zona nororiental.

Puede leer: Vacunarán con Sputnik V a trabajadores de salud públicos y no públicos pendientes

El informe de la dependencia de Estado en los Despachos de Gestión de Riesgo y Contingencias Nacionales (Copeco) detalla que la nube se desprende de las erupciones que realiza el volcán La Soufriere, en la isla de San Vicente, del Caribe.

1344ba4ea0c4b1b29fdee43a809ac4d6436dbb3cw(1024x768)
Volcán La Soufriere, en San Vicente, en plena erupción. Foto: EFE

Este ha esparcido una nube de ceniza que, además, contiene partículas de dióxido de azufre (SO2), describe el comunicado de Copeco.

¿Qué es una nube de ceniza?
Contiene cenizas volcánicas, rocas pulverizadas, gases como dióxido de azufre, vapor de agua, cloro y trazas de otros elementos que son dañinos para la aviación, especialmente en las proximidades de la erupción donde las concentraciones son muy altas.

Por otra parte, los vientos superiores a entre 7 y 12 kilómetros de altura han esparcido partículas de SO2 y otros aerosoles hacia el océano Atlántico Tropical, pero vientos de niveles medios y bajos transportarán dichos vientos hacia el Caribe, lo que generará que el fenómeno atraviese Centroamérica.

También: Inauguran oficina de Fiscalía Especial de Etnias y Patrimonio Cultural en Tela

El informe técnico revela que, dada la proyección, la nive se concentrará, principalmente, sobre la Mosquitia hondureña, Colón y norte de Olancho, con concentraciones cercanas a los 40 miligramos por metro cúbico.

La Prensa