Fiscalía considera sentencia de Tony Hernández una “victoria” en la lucha contra el narco

Los abogados que representan al gobierno de EEUU manifestaron que el caso del diputado hondureño envía un mensaje de que no hay posición que los proteja de enfrentar la justicia

La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, destacó en sus comentarios que el acusado abusó de su posición de poder para participar del narcotráfico a gran escala.
La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, destacó en sus comentarios que el acusado abusó de su posición de poder para participar del narcotráfico a gran escala.

Nueva York, Estados Unidos

La sentencia de cadena perpetua impuesta este martes al exdiputado hondureño Juan Antonio “Tony” Hernández, fue vista por la Fiscalía que representa al gobierno de los Estados Unidos como una “victoria” en la lucha contra el narco.

La fiscal de Manhattan, Audrey Strauss, dijo que “el excongresista hondureño Juan Antonio Hernández Alvarado se involucró a todos los niveles del (narcotráfico) a través de Honduras de multitoneladas de cocaína con destino a los Estados Unidos. Hernández sobornó a funcionarios encagados de hacer cumplir la ley, para proteger los envíos de droga, hizo arreglos para protegerlos con seguridad fuertemente armada y negoció grandes sobornos, desde grandes traficantes hasta poderosas figuras políticas, incluyendo al anterior y actual presidente de Honduras. Hernández fue cómplice de al menos dos asesinatos. Hoy, Tony Hernández ha sido justamente sentenciado a cadena perpetua”.

Por otro lado, a agente especial a cargo, Wendy C. Woolcock dijo que “aprovecharse de una alta posición en el gobierno para hacer uso del poder del Estado para apoyar el tráfico de drogas es tan vil como puede ser. La condena y sentencia de Tony Hernández es un recordatorio de que no existe una posición tan poderosa que pueda proteger de enfrentar la justicia” cuando se violan las leyes sobre drogas de los EEUU.

Woolcock añadió que esta condena “no solo es importante para el pueblo de los Estados Unidos, sino también para los ciudadanos de Honduras, a los que Hernández puso deliberadamente en peligro para su propia ganancia personal”.

El caso de la Fiscalía sostiene que Hernández jugó un papel de liderazgo en una violenta conspiración de droga patrocinada por el Estado.

Los fiscales argumentaron que, durante un período de 15 años, Hernández manufacturó y distribuyó al menos 185 mil kilogramos de cocaína que fue enviada a los Estados Unidos. El acusado estuvo al mando miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, fuertemente armados; vendió armas de fuego y municiones a traficantes de droga, algunas de las cuales obtuvo de los militares; controló laboratorios de droga en Colombia y Honduras; obtuvo millones de dólares de ganancias de la droga para las campañas del Partido Nacional en relación con las elecciones del 2009, 2013 y 2017 y ayudó a provocar al menos dos asesinatos, de acuerdo al resumen que hace la Fiscalía de las actividades criminales que imputó al acusado.

Además de la sentencia de prisión, el tribunal decretó también la confiscación de al menos $138.5 millones de dólares, cantidad que se presume, fue amasada por el acusado como resultado de su narcoactividad.

La Prensa