Tragedia en la familia Tábora: muere por covid abuela de fallecida doctora Karen Tábora

A menos de una semana del fallecimiento de la querida médico de Copán, muere su abuela por covid-19 en el hospital de Occidente.

Es el tercer miembro de la familia Tábora que fallece por covid en menos de un mes.
Es el tercer miembro de la familia Tábora que fallece por covid en menos de un mes.

Santa Rosa de Copán, Copán.

A siete días del fallecimiento de la doctora Karen Tábora, en Tegucigalpa, por covid-19, la familia Tábora sufrió en las últimas horas otro revés tras la muerte de la abuela de esta, Marina Paz de Tábora, en el hospital de Occidente, tras permanecer en los últimos días conectada a un respirador mecánico producto de los daños que el virus causó en su salud.

La doctora Karen Tábora falleció el cinco de febrero tras ser ingresada desde el 29 de enero en la sala covid-19 del hospital occidental. Tábora, de 32 años de edad, laboraba en un triaje de La Entrada, Copán.

Lea además: Abogados penalistas coinciden en respetar el proceso en caso de Keyla Martínez

Al complicarse drásticamente su salud, elementos de la Fuerza Aérea Hondureña, FAH, la trasladaron, con el consentimiento de sus familiares, hacia Tegucigalpa. Ya en la capital, la galena fue ingresada en estado delicado de salud al hospital Escuela Universitario, sin embargo, pese a los esfuerzos médicos, pereció.

Días antes de la muerte de la doctora, se reportó la muerte de una de sus tías, Delia Tábora, quien era una reconocida pastora en la localidad del norte de Copán.

Puede ver: Estas son las principales vacunas desarrolladas contra el covid-19

Doña Marina Paz de Tábora permanecía interna en la sala del hospital de Occidente, sin embargo, la avanzada edad de la paciente imposibilitó seguir luchando por mejorías en su salud.

Honduras contabiliza 158,355 contagios hasta la fecha; las muertes por el virus, según cifras oficiales, ascienden a 3,838, mientras los principales hospitales del país y salas de triaje lucen abarrotadas y los pacientes se ven obligados a permanecer en sus hogares a la espera de un milagro, en muchos casos.

La Prensa