Estados Unidos será menos cruel en 2021 para migrantes

Aunque mejore el trato que les den a quienes intenten cruzar y no lo logren, las fronteras seguirán cerradas a ellos.

La pandemia ha dejado a los migrantes que buscan asilo en EUA varados a lo largo de la frontera con México durante casi un año.
La pandemia ha dejado a los migrantes que buscan asilo en EUA varados a lo largo de la frontera con México durante casi un año.

TEGUCIGALPA.

En el marco de la celebración del día del migrante, la situación para 2021 en el tema migratorio no genera esperanzas de cambio para los migrantes que intenten llegar a Estados Unidos.

Aunque Donald Trump no continúe al frente del Gobierno en ese país, las políticas serán menos crueles, pero no tan abiertas.

Ese es el análisis que hace la antropóloga de la Universidad de Michigan, Amelia Frank Vitale, quien señala que si los migrantes esperan cambios después del 20 de enero, cuando Joe Biden asuma el poder, los acuerdos de Tercer País Seguro que se firmaron tanto en Guatemala y Honduras sí podrían ser cancelados.

“Los acuerdos de Tercer País Seguro es posible que se cancelen con la llegada de Biden. En esa administración tal vez se genere una política migratoria menos cruel que la de Trump, pero no veo una apertura muy diferente con el nuevo Gobierno”, explicó.

“Recordemos que el programa Frontera Sur en México inició en la administración de Barack Obama en 2014, ese fue un programa que militarizó la frontera sur y es un antecedente en la región. Habrá cambios, pero no van a ser tan drásticos que cambien la postura de Estados Unidos”, dijo Frank.

Un cambio de leyes no se ve viable a corto plazo, lo que sí tal vez ocurra es que puede darse un nuevo estatus del Estatus de Protección Temporal (TPS) a los hondureños, analiza la antropóloga.

En la boca del lobo

Mientras, las políticas de asilo se endurecen cabe recordar que solo en 2019, de los hondureños que pidieron asilo al 86% se les negó.

Sépalo
Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos capturó este año a 10,485 unidades familiares hondureñas, es decir, 177,931 menos con relación a 2019. El descenso ha sido dramático al punto de ser el más bajo en los últimos cinco años.

La política migratoria del todavía presidente de Estados Unidos fue acatada por el gobierno de México.

A través del Protocolo de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), o conocido también como Quédate en México, obliga a los solicitantes de asilo a esperar en suelo mexicano mientras sus casos son atendidos en cortes de migración. Se estima que son más de 68,000 personas buscando asilo en ese país, pero no está claro cuántas permanecen aún en México.

Los que se quedaron viven en extrema precariedad, en zonas de riesgo donde acecha el crimen organizado. “Estamos a merced de criminales, no tenemos atención ni servicio médico o al menos condiciones seguras de higiene”, dijo Martha Aguilar, hondureña en Ciudad Juárez que desde junio de 2018 espera cruzar a Estados Unidos.

Pese al panorama incierto, los hondureños programan una nueva caravana para el 15 de enero. Las tormentas Eta y Iota empeoraron las cosas en el país y ante la falta de empleo y recursos, aseguran que prefieren arriesgarse a quedarse en Honduras. Ha habido descenso en las aprehensiones debido a la pandemia del covid-19 y las fuertes medidas en las fronteras no solo mexicanas sino también centroamericanas.

La Prensa