En un 50% se reducen los albergados en la Rivera y Chamelecón

Aunque hay reducción de personas, continúan las brigadas médicas y entregas de víveres a los más necesitados.

En los albergues continúan los que perdieron sus casas. Foto: Izaguirre.
En los albergues continúan los que perdieron sus casas. Foto: Izaguirre.

SAN PEDRO SULA.

Este día se cumple un mes desde que cientos de familias salieron de sus casas por las inundaciones ocasionadas por la tormenta tropical Eta y se instalaron en los albergues municipales, otros en las medianas de los bulevares de San Pedro Sula, La Lima y otros municipios.

Algunos ciudadanos han decidido regresar a los sitios donde antes eran sus felices hogares y ahora son espacios llenos de agua y lodillo maloliente.

La Rivera Hernández y Chamelecón fueron los sectores más perjudicados, pese a ello se logró preparar varios refugios municipales a fin de albergar a los pobladores damnificados de las mismas colonias.

ym-albergue5-041220(800x600)
“En la escuela Perfecto Bobadilla teníamos 1,000 personas, ahora quedan 500”:Kevin Zepeda,
encargado de albergue.

Con la tormenta tropical Eta, en la Rivera Hernández se ubicaron más de 1,000 personas desde el 4 de noviembre, luego con Iota aumentó la cantidad, pero después de las lluvias algunos habitantes del sector se han retirado para limpiar sus casas.

En esta zona todavía se albergan unas 500 personas, entre el centro básico Altagracia Sánchez, proyecto Enmanuel y albergue Enmanuel.

“Varias unidades de la municipalidad continúan preparando comida y entregando víveres a las personas que todavía están alojadas en estos lugares”, explicó Ernestina Sosa, encargada del albergue Enmanuel, de la Rivera Hernández.

ym-albergue4-041220(800x600)
Personal de la alcaldía prepara la comida.

En Chamelecón se habilitaron 12 albergues para los damnificados de más de 60 comunidades.

“Algunas familias ya se están retirando a sus casas para ir a limpiarlas y botar las cosas que se dañaron, otras no tienen a dónde ir porque perdieron todo, hasta sus casas, como en las colonias La Playita, San Jorge y otras”, dijo Kevin Zepeda, encargado del refugio municipal en el centro básico Perfecto H. Bobadilla.

Pese a la reducción de personas en estos albergues, siempre se están realizando las brigadas médicas para atender y vacunar a quienes lo necesitan.

En los 76 albergues municipales que operan en San Pedro Sula, hasta inicios de semana había más de 11,000 personas refugiadas.

La Prensa