Autoridades penitenciarias realizan remodelación del módulo Escorpión en Támara

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), supervisaron las labores que se realizan de levantamiento de muros y colocación de serpentinas

La demolición del módulo comenzó en el mes de septiembre de este año
La demolición del módulo comenzó en el mes de septiembre de este año

Tegucigalpa, Honduras

Con una extensión de tres mil (3,000) metros cuadrados de terreno, fue demolido en su totalidad el módulo “Escorpión”, el cual durante décadas albergó a los integrantes de la Pandilla 18, en el Centro Penitenciario Nacional de Támara (CPNT).

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP), supervisaron las labores que se realizan de levantamiento de muros y colocación de serpentinas, al mismo tiempo para analizar el uso que se le puede dar al terreno, teniendo las opciones de un salón para visitas o construir un nuevo módulo para descongestionar los existentes.

Modulo 2(1416x870)

La demolición del módulo comenzó en el mes de septiembre del año en curso, en donde el personal encargado botó las paredes internas dejando los muros perimetrales a los cuales se les agregó varias hileras de bloque y luego coloco serpentinas para evitar que personas ajenas o privados de libertad intenten ingresar al área la cual permanece bajo a vigilancia para evitar cualquier intento de fuga.

Antecedentes

En el mes de mayo de 2017, mediante la “Operación Arpía III”, en la que participaron mas de 1,500 efectivos militares y miembros de la Policía Nacional, entre otras instituciones de investigación, inteligencia y seguridad se realizó el traslado de los miembros de la pandilla 18 que convivían en el Módulo Escorpión.

Moduloo1(1416x870)

Entre fuertes medidas de seguridad y vigilancia terrestre y aérea, se realizó la operación de traslado del CPNT hacía el Centro Penitenciario de Moroceli, El Paraíso denominado “Pozo II o La Tolva”, en el cual se cuenta con un completo sistema de monitoreo por medio de las cámaras de seguridad instaladas en el perímetro interno y externo del establecimiento.

La Prensa