Finanzas: fondos para pago de aguinaldos y proceso electoral están asegurados

Unos 3,500 millones de lempiras están disponibles para cumplir con los empleados públicos en Honduras.

El dinero correspondientes a aguinaldos y salarios se entregará entre el 23 de noviembre y 15 de diciembre.
El dinero correspondientes a aguinaldos y salarios se entregará entre el 23 de noviembre y 15 de diciembre.

Tegucigalpa, Honduras.

El ministro de la Secretaría de Finanzas, Marco Midence, afirmó este martes que los fondos para el pago del décimo tercer mes (aguinaldo) de los empleados públicos, así como para las elecciones primarias y generales del próximo año, están asegurados pese a las emergencias que atraviesa el país.

“A pesar de esta triple tragedia, la sanitaria, económica y ahora la climática, hemos hecho esfuerzos significativos, desde ayer lunes empezamos a hacer los pagos en el área de Salud que está en la primera línea y a partir de mañana una vez que carguen las planillas, las instituciones, específicamente educación, posteriormente se continuará haciendo los pagos”, aseveró el funcionario.

midence.6(800x600)
Ministro Marco Midence

Señalo que entre el 23 de noviembre y 15 de diciembre se cancelará los salarios y aguinaldos correspondientes a este año, “a pesar del desfase que ha ocasionado la triple crisis, estamos cumpliendo el pago correspondiente a salarios y también los aguinaldos tal como establece la ley, que dicta que se realice en los primeros 15 días del mes de diciembre”, reiteró.

Lea: Lluvias dispersas continuarían en lo que resta de noviembre y diciembre

Midence precisó que para el pago de aguinaldos se destinarán alrededor de 3,500 millones de lempiras y esa es la cantidad que se ha aprovisionado haciendo una programación a pesar de la caída de ingresos que ha sido severa y aún con la crisis que han provocado las dos tormentas tropicales que recientemente afectaron el país.

También informó que sostuvo una reunión con los representantes de los organismos electorales, a quienes les ratificó que desde el Poder Ejecutivo se garantizan los recursos para las elecciones internas y primarias, así como para los comicios generales del próximo año.

“Gracias a la disciplina fiscal del país y a su fortaleza macroeconómica tenemos asegurados los fondos para realizar el proceso electoral y mantener la democracia sin dejar de apoyar a quienes más lo necesitan en estos momentos”, agregó Midence.

“En Honduras, por tradición política es importante para la ciudadanía sentir representados sus intereses en las estructuras de los diferentes poderes del Estado, por eso estamos asegurando los recursos para apoyar un proceso democrático y transparente”, aseguró Midence, desmintiendo con ello cualquier rumor sobre posponer las elecciones.

El Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Finanzas, presentó una iniciativa de Ley al Congreso Nacional para que las entidades vinculadas al tema electoral puedan obtener los fondos en diciembre para comenzar a ejecutar la planificación para las elecciones, el cual será debatido esta semana.

La comisionada del Consejo Nacional Electoral, Ana Paola Hall, dijo que “esta es una buena noticia para la población hondureña porque vamos a tener la disponibilidad presupuestaria para realizar las elecciones”.

Por su parte, la presidente del Tribunal de Justicia Electoral (TSJ), Gaudy Bustillo, sostuvo que ya se están preparando para las elecciones 2021.

Honduras sucumbió en triple emergencia

Los dos fenómenos naturales, que antes fueron poderosos huracanes categoría 4 (Eta) y 5 (Iota) en la escala Saffir-Simpson al entrar a Nicaragua, país que con Honduras y Guatemala fueron los más afectados de Centroamérica, dejaron a miles de hondureños anegados entre aguas pestilentes, lodo y todo tipo de basura.

Además: Honduras supera los 105,000 contagios de Covid-19 y los muertos se elevan a 2,869

Iota y Eta dejaron daños en 16 de los 18 departamentos de Honduras, pero lo más grave se registra en el norte y Caribe del país, donde está la mayor parte de su fuerza productiva en el campo agrícola, ganadero e industrial, entre otros, que mueven su débil economía.

Esta región, que quedó inundada por las descomunales lluvias que dejaron Iota y Eta en menos de dos semanas, representa el 60% del producto interno bruto (PIB) de Honduras, un país de 9.5 millones de habitantes de los que, hasta antes de la COVID-19, más del 60% eran pobres.

Pobreza superaría el 70%

En más de ocho meses de pandemia, que han dejado cerca de 3,000 muertos y más de 100,000 contagiados, según fuentes oficiales, el nivel de pobreza ha aumentado porque miles de hondureños se quedaron sin empleo por la paralización del país por un confinamiento forzado.

Analistas prevén que los índices de pobreza superarán el 70% luego de la destrucción que dejaron Iota y Eta, dos calamidades que se sumaron a la causada por el coronavirus en un año trágico para el país, que tiene en el café y el banano sus principales productos de exportación, que en condiciones normales juntos le pueden generar unos 1,500 millones de dólares.

El principal soporte de la economía del país son las remesas familiares que envían los hondureños que viven en el exterior, principalmente en Estados Unidos, que en 2019 rozaron los 5,000 millones de dólares, más del 20% del PIB.

La Prensa