Unos L1,000 millones al año se pierden por atrasos en Patuca III

Autoridades del proyecto esperan que Patuca III empiece a funcionar a finales de enero de 2021 Stenee pide que en octubre se comience a inyectar energía al sistema nacional

La obra comenzó en 2011, actualmente lleva el 98% de avance, según autoridades.
La obra comenzó en 2011, actualmente lleva el 98% de avance, según autoridades.

Tegucigalpa, Honduras

Incierto es el inicio de operaciones de la represa hidroeléctrica Patuca III, proyecto con el que se espera que terminen los problemas de energía en Olancho.

Desde 2019, los pobladores de la zona esperan que el imponente proyecto empiece a funcionar; sin embargo, por diferentes factores las pruebas en el embalse aún no se realizan.
Estos retrasos generan millonarias pérdidas al Estado, que para suplir la necesidad de energía en la zona debe adquirir energía térmica.

569
millones de dólares es la inversión inicial del proyecto Patuca III; sin embargo, el costo se redujo unos $109 millones.

Expertos consultados por LA PRENSA manifestaron que son más de 1,000 millones de lempiras los que se pierden por cada año que la hidroeléctrica no empieza a operar.

Se esperaba que en octubre de este año Patuca III empezara a operar comercialmente, generando al menos la mitad de energía de su capacidad máxima, que son 104 megavatios, pero debido a la pandemia los trabajos se paralizaron y aún no se hacen las pruebas de vacío, húmedas y con carga en las compuertas y turbinas del embalse.

De acuerdo con las autoridades de la Unidad Especial de Proyectos de Energía Renovable (Ueper), la operación de la represa podría comenzar a finales de enero de 2021.

Pruebas

Rafael Triminio, director de Ueper, manifestó que Patuca III está en un 98% de avance, hace falta la verificación del equipo, como compuertas y operación de los sistemas, y esto les tomará de tres a cuatro meses para reactivar la obra.

El problema de no comenzar con las pruebas es la falta de personal especializado, dijo Triminio. “Eso tiene que hacerse con personal especializado, por eso sometí a consideración que retomáramos el contrato con la empresa supervisora, que es la que ha estado en los últimos tres años en todo el desarrollo de esta obra y que fue suspendida por falta de presupuesto y debido a la pandemia.

287.7
metros sobre el nivel del mar tiene actualmente la represa, el máximo es de 290 metros.

Al reactivar el contrato con la empresa empezaríamos a hacer los arreglos para desarrollar las pruebas en octubre y probablemente para finales de enero comience a funcionar”. Triminio agregó que “si operamos la planta a cuenta nuestra podemos perder las garantías, eso significa que damos por recibido el proyecto y cualquier falla o lo que ocurra podemos tener un riesgo de no tener cobertura de garantías”.

Miguel Aguilar, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Stenee), dijo que la inyección de energía al sistema durante las pruebas no significa que el proyecto está terminado y que se pierdan las garantías. “Este mes de octubre puede entrar al sistema Patuca III, siempre y cuando exista la voluntad de todos los actores en la toma de decisiones, eso no significa que esté resuelto el tema financiero u otros temas, pero no se le deben dar más largas a Patuca III hasta el siguiente año, pues financieramente sería un golpe grande para la Enee. Si hay voluntad de las partes es factible”.

Al entrar en operación Patuca III generará 104 megavatios, 69 serán inyectados al sistema nacional interconectado a través de la subestación Juticalpa. Para el resto de energía se va a hacer inversión en nuevas líneas de transmisión, estas ya están incluidas en el plan de expansión de la Enee.

La Prensa