"El caso Pandora es un caso emblemático de la corrupción en Honduras": EEUU

Michael G. Kozak, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, aplaudió las acciones del fiscal general.

Washington.

Un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos catalogó como un "caso emblemático de corrupción" el ya conocido caso Pandora, en el cual se desviaron 282 millones de lempiras de fondos públicos a campañas políticas en Honduras.

Michael G. Kozak, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, escribió en Twitter que "el caso Pandora es un caso emblemático de corrupción", al mismo tiempo que elogió las acciones del fiscal general del Ministerio Público, Óscar Chinchilla, que advirtió la semana pasada que el caso no quedaría en la impunidad.

"El anuncio del fiscal general Chinchilla comprometiéndose @MP_Honduras Para apelar el sobreseimiento de cargos continúa la lucha contra la corrupción y la impunidad. #NoMásImpunidad", finalizó Kozak, diplomático de Estados Unidos desde septiembre de 2019.



El pasado 4 de agosto la Corte de Apelaciones dejó firme el sobreseimiento definitivo que benefició a 22 implicados en el caso Pandora, un escandalos acto de corrupción en el cual se desviaron 282 millones de lempiras, unos 11.7 millones de dólares, de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) a través de dos fundaciones para pagar campañas políticas.

Tras la decisión de los magistrados, que tuvo un voto disidente, el fiscal general
Óscar Fernando Chinchilla criticó el fallo, calificándolo de "inaceptable". Chinchilla anunció que el Ministerio Público interpondrá recurso de amparo y "continuaremos hasta que prevalezca la legalidad. Honduras tiene hambre y sed de justicia".



Entre las 22 personas con el sobreseimiento definitivo figuran varios diputados y exdiputados del Congreso Nacional.

En el fallo emitido por la Corte de Apelaciones se confirmó también el auto de formal procesamiento para José Jacobo Regalado Weizenblut, Laura Aidee Arita Palma, Velkis Rosibel Hernández y Norma Keffy Montes Chandía.

La Prensa