CNA: Copeco e Invest-H adquirieron más de 800 mil mascarillas KN95 no certificadas

El ente de sociedad civil presentó la séptima entrega del documento titulado "La corrupción en tiempos del COVID-19".

El informe del CNA detalla que las mascarillas fueron distribuidas en hospitales a nivel nacional, regiones departamentales y metropolitanas de salud, entre otros organismos involucrados en el combate de la pandemia causada por el COVID-19.

Tegucigalpa, Honduras.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó este lunes la séptima parte del informe La corrupción en tiempos del COVID-19, en el cual señala que la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) e Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) adquirieron más de 800 mil mascarillas que no están certificadas para proteger del contagio de COVID-19.

Según el resultado de la investigación elaborada por el CNA, durante el desarrollo de la pandemia del COVID-19 Copeco ha adquirido 335,000 mascarillas KN95 de tres proveedores distintos; análogamente, recibió, en carácter de donación de la República de China-Taiwán, un lote de 40,000 mascarillas N95. Mientras tanto, Invest-H ha recibido tres lotes, el último y objeto de esta investigación fue de 469,000 mascarillas o respiradores KN-95.

A la vez detalla que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ha emitido alertas a nivel mundial sobre la existencia en el mercado estadounidense de respiradores o mascarillas N95 que no habían sido certificadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH).

Además lea: Tribunal Superior de Cuentas pide apoyo internacional para verificar hospitales

Así mismo, informó que había fabricantes desconocidos que estaban usando en los empaques y mascarillas distribuidos por ellos, los logotipos de empresas legalmente establecidas, más el número de aprobación o certificados emitidos por el NIOSH a los fabricantes de mascarillas N95 que habían superado las pruebas de calidad.

"En la República Popular de China se utiliza la normativa GB 2626-2006 para certificar las mascarillas KN95 que tienen un nivel de protección similar a los respiradores N95. Esta normativa es la que se observa en los embalajes de algunas de las mascarillas adquiridas por Copeco e Invest-H; sin embargo, al traducir los textos encontrados en los empaques secundarios, se encuentra que algunos fabricantes no recomiendan estas mascarillas para el uso médico; y las que cuentan con el nombre comercial Leader, se advierte que por ellas pueden pasar algunas bacterias", detalla el informe el documento.

El informe del CNA también revela que en el empaque de algunas de las mascarillas adquiridas por Copeco no tienen nombre comercial y tampoco teléfonos o dónde se pueda ubicar la empresa fabricante.

Además lea: Presunta corrupción, el otro "virus" durante la pandemia del COVID-19 en Honduras

Por otra parte algunos de los empaques de dichas mascarillas especifican que estas ayudan a filtrar polen, moho y partículas de polvo que pueden entrar durante actividades externas tales como: jardinería, tala de madera, rastrillaje y cortado de césped, pero en ninguna de las inscripciones se recomienda el uso médico.

En otras, al traducir la información del empaque, informan que se lee lo siguiente: "Este producto no debe de ser vendido como máscara quirúrgica, ya que la capa de en medio está hecha de material derretible, incapaz de filtrar correctamente algunas partículas no aceitosas como bacterias y polvo".

Por lo tanto, La corrupción en tiempos del COVID-19 enumera los hallazgos y conclusiones de estas adquisiciones, que aseguran han puesto en riesgo la salud de las personas que se encuentran en la línea de combate de la pandemia.

Hallazgos

1. En las mascarillas KN95 adquiridas por Copeco e Invest-H, no se observa ni en los empaques primarios ni secundarios, ninguna certificación del NIOSH; visto que, unas tienen la norma EN 149:2001+A1-2009, sugiriendo que están aprobadas por la normativa de la Comunidad Europea; mientras que, en otras sí se puede ver la inscripción de la normativa china GB 2626-2006.

2. Otra característica que presentan estas mascarillas es que, algunas, no tienen nombre del fabricante ni marca comercial, así como tampoco describen dirección física, electrónica o contacto alguno.

3. Los fabricantes de las mascarillas con los nombres comerciales de Leader y Paso adquiridas por Copeco, más la de nombre comercial Marrywow comprada por Invest-H, no las recomiendan para el uso médico; por otro lado, en las mascarillas marca Leader, se advierte que por estas pueden pasar algunas bacterias.

4. Si fabricantes chinos han introducido al mercado estadounidense mascarillas o respiradores N95 que no han sido aprobados por el NIOSH, esto quiere decir que han falsificado nombres comerciales de otros productores y también han usado números de aprobación que el NIOSH otorgó a distintos fabricantes.

El Estado de Honduras, y en este caso Copeco, Invest-H y la Sesal no pueden dar por seguro que las mascarillas o respiradores adquiridos cumplen con los estándares de calidad necesarios para ser usados por el personal sanitario y así evitar ser contagiados por el COVID-19, menos, cuando uno desconoce, en algunos casos, dónde o quién fabricó los productos recibidos.

5. Se identificó que uno de los socios de la empresa comercial City Comercial S. de R. L., es decir, el señor Óscar Fabricio Álvarez, con número identidad 0801-1992-05889 fue detenido el 5 de enero de 2020 a las 23:50 horas por la Dirección General de Policía Preventiva en el caserío Los Limones del municipio de Alauca, departamento de El Paraíso, ya que al momento de realizar el registro, la autoridad logró percatarse que el ahora acusado transportaba varios sacos de mezcal conteniendo en su interior, 500 mochilas de diferentes colores, y en vista de que el imputado Óscar Fabricio Álvarez no portaba facturas por la compra de dicha mercancía.

Llas autoridades procedieron a su detención y luego fue remitido a las oficinas de la DPI en la ciudad de El Paraíso, donde posteriormente, fue puesto a la orden de la Fiscalía Regional del Oriente por suponerlo responsable del delito de contrabando en perjuicio de la economía del Estado de Honduras.

Ante lo anterior, el CNA concluye que logró identificar cómo Copeco e Invest-H han adquirido cientos de miles de mascarillas KN95, cuyos fabricantes no las recomiendan para el uso médico; sin embargo, las autoridades de estas instituciones y de la Secretaría de Saud (Sesal) las han distribuido en hospitales a nivel nacional, regiones departamentales y metropolitanas de salud, entre otros organismos involucrados en el combate de la pandemia causada por el COVID-19.

La Prensa