Enviarán al Congreso Nacional la reforma para prorrogar pago del ISR

La secretaria de Finanzas, Rocío Tábora, informó que se aplicará a las empresas que no han operado.

Las empresas están reanudando labores con estrictas medidas de bioseguridad y bajas ventas después de 80 días de cierre total.
Las empresas están reanudando labores con estrictas medidas de bioseguridad y bajas ventas después de 80 días de cierre total.

TEGUCIGALPA.

La secretaria de Finanzas, Rocío Tábora, anunció que enviarán al Congreso Nacional la reforma al Decreto 33-2020 para prorrogar el pago del impuesto sobre la renta (ISR) de 2019 hasta el 31 de agosto próximo.

Tábora explicó que la medida beneficiará a los negocios de la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) que no han operado por la emergencia del covid-19, en respuesta a la solicitud presentada por el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy.

Las empresas enfrentan el mayor reto de su historia, que es sobrevivir después de haber cerrado por más de 80 días sus operaciones sin recibir ingresos por la emergencia.

Sépalo
La directora del Servicio de Administración de Rentas (SAR), Miriam Guzmán, dijo que como institución están de acuerdo con diferir el pago del impuesto sobre la renta (ISR) a las empresas que cerraron durante la pandemia.

El pasado 8 de junio se inició la reapertura inteligente y gradual, pero las ventas son bajas y las empresas deben cumplir con el pago del ISR, los salarios y el decimocuarto mes.

En consecuencia, el sector privado considera que es casi imposible que se cumpla con todas las obligaciones, por lo que prorrogar el pago del ISR de 2019 aliviará la presión financiera para las pequeñas y medianas empresas.

“El costo de oportunidad de cumplir con sus obligaciones tributarias en tiempos de paralización de la economía es la pérdida masiva de empleos”, consideró el economista Alejandro Aronne.

Para Aronne, “hay que dar un espacio, y una vez cumplido el tiempo de la apertura en todas sus fases, las mipymes podrán estar en condiciones de cumplir con esas obligaciones; caso contrario, cerrarán operaciones o quebrarán, como ya ha sucedido”.

Las obligaciones financieras y tributarias aumentan el riesgo de quiebra para las mipymes. En los primeros dos meses de paralización el 28% de las mipymes reportaba que cerraría.

La Prensa