Wilson Berrios: "Saco lo positivo de todo, incluso de lo que me pasó en el rostro"

El joven hondureño que fue afectado con un explosivo en su cara, habló en exclusiva con Diario La Prensa y narró cómo ha logrado salir adelante.

Wilson Berrios (19) se recupera muy bien fisicamente, pero afirma que psicológicamente se encuentra cada vez mejor.

Tegucigalpa, Honduras.

“Intento reírme de cada situación y sacar lo positivo de los problemas, incluso de lo que me tocó vivir a mí”, dijo Wilson Berrios Jr. en una entrevista exclusiva para Diario La Prensa a tan solo un día de haber regresado a Honduras, tras permanecer internado en el hospital de Boston ubicado en Massachusetts, Estados Unidos (EEUU).

Este joven, que recientemente celebró sus 19 años de vida, vivió en diciembre la noche más oscura cuando se encontraba trabajando en la Villa Navideña en su natal Choluteca y un grupo de personas lanzó un explosivo que le desfiguró el rostro.

Pero ahora se encuentra en su amada Honduras disfrutando de su familia, después de haber pasado alrededor de cuatro meses y 20 días en cirugías y terapias en Boston.

Además lea: Wilson Berrios y su padre regresan a Honduras con buenas noticias y llenos de emoción

Una vez recuperado del viaje de siete de horas y de ponerse al día con sus primos y tíos, habló desde su habitación con el diario líder de Honduras sobre lo feliz que está y lo mucho que le ha enseñado esta dura prueba a su corta edad.

wilson berrios 50(1024x768)
Wilson Berrios disfruta junto a sus primos como cualquier joven de su edad gracias a su buena recuperación.


“Definitivamente soy otra versión de mi. Antes era muy inmaduro y no entendía porque mi padre me cuidaba tanto, ahora comprendo que lo solo quería protegerme. Además, aprendí que no tengo tiempo para llorar si deseo recuperarme. Enfoco mis energías en estar mejor física y emocionalmente cada día y no dejo de darle gracias a Dios por tener a mi padre al lado cuando he flaqueado”.

Una de sus constantes misiones es aconsejar a aquellos jóvenes que tienen una mala relación con sus padres. "No puedo evitar contenerme cuando veo conflicto entre padre e hijo porque esta es una relación muy importante y a los jóvenes nos cuesta entender esto a causa de la inmadurez. Pero al hacerlo nos perdemos de una hermosa experiencia. Mi papá es mi gran amigo y somos un equipo".

El corazón de Wilson está muy bien, además respira excelente y mira con claridad, a pesar de haber perdido un ojo por el accidente.

A su padre se le llena el corazón de orgullo y felicidad al escuchar a su hijo tan fuerte. “Wilson me ha demostrado de lo que está hecho. Él me hace muy fácil el papel de ser papá porque es un joven muy maduro y valiente”, afirma don Wilson Berrios.

Aunque en agosto deben regresar al hospital de Boston para una revisión en el oido izquierdo de Wilson, ya tienen muchos planes juntos.

“Antes de que me ocurriera esto ya habíamos comenzado un negocio de producción audiovisual y tengo la fe que lo continuaremos”, comento el joven hondureño que además sueña con graduarse de ingeniero eléctrico.

Su padre aprovechó para dar la Gracias a todos aquellos que elevaron una oración al cielo por su hijo. “Dios puso en nuestro camino a muchos ángeles y su misericordia nos ha traído hasta aquí. Estoy infinitamente agradecido con todas las personas que nos brindaron su apoyo, muchos, sin siquiera conocernos”.

wilson berrios1(1024x768)
Entre abrazos y mucha emoción recibieron a Wilson Berrios sus familiares en Choluteca.

En el corazón de Berrios también hay agradecimiento y perdón con aquellos que marcaron su vida y la de su familia de por vida. "Hace mucho tiempo le dije a mi papá que perdonaba a quienes causaron este accidente, yo no quiero vivir con rencor, pues eso no hace bien a nadie. Gracias a Dios y a las personas que me han ayudado estoy mejorando, espero que los causantes del incidente encuentren paz y reflexionen sobre las consecuencias de sus acciones", concluyó el valiente joven hondureño.

El miedo y la incertidumbre en la vida de Wilson se han transformado en alegría, sueños y esperanza. Ahora este joven, que estuvo casi al borde la muerte, se ha convertido en un símbolo de valentía para hondureños y extranjeros. "Vivo cada día con alegría y agradecimiento. Tengo muchos planes que deseo cumplir y trabajaré duro por ellos".

La Prensa