Con restricciones entierran a oficial Jaime Manfredo Barahona Oseguera

El comisionado Jaime Barahona Oseguera perdió su batalla contra el Covid-19 después de estar ingresado en un hospital.

El sepelio fue bajo medidas de bioseguridad.
El sepelio fue bajo medidas de bioseguridad.

TEGUCIGALPA.

Con todas las medidas de bioseguridad impuestas por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) y Medicina Forense fue enterrado el comisionado de Policía Jaime Manfredo Barahona Oseguera, quien perdió su batalla contra el COVID-19.

Durante el entierro se tomó la distancia requerida y se desinfectó cada vehículo que logró entrar al cementerio, así como las pocas personas que estuvieron en las cercanías del cementerio.

Parientes más cercanos, compañeros de labores así como amigos lamentaron su muerte y manifestaron que Barahona Oseguera fue una persona con gran carisma y comprometida con su trabajo; y además un destacado oficial que trabajó en puestos importantes, cumpliendo con cada labor encomendada por sus superiores, siendo reconocido en varias ocasiones por este mérito.

dz-oficial-130520(800x600)
Jaime Manfredo Barahona Oseguera.

El jefe policial fue ingresado al Hospital Militar como paciente positivo el pasado 5 de mayo para su tratamiento, pero no pudo recuperarse y murió el pasado martes, y horas más tarde fue enterrado en un cementerio de Tegucigalpa. Ante la noticia, varias instituciones policiales de Latinoamérica dieron sus condolencias a la institución hondureña.

Recibieron pronunciamientos de la Comandancia General de la Policía Nacional de Ecuador, Policía de Brasil, Policía Nacional Civil de El Salvador, Policía Nacional de Perú, Colombia, Estados Unidos y Francia, entre otras instituciones de la región y el mundo. La alcaldía de la Villa de San Antonio, Comayagua, y la de San Pedro Sula también ofrecieron muestras de condolencias.

La Secretaría de Seguridad informó que el comisionado póstumo Barahona Oseguera participó durante su larga carrera representando a la Policía Nacional de Honduras en diferentes cursos en el extranjero en donde se ganó el corazón de policías de otros países. El oficial estaba asignado a la Metropolitana de San Pedro Sula.

La Prensa