Unos 650 empleados de Salud desertaron por temor al coronavirus, según ministra

Desde que inició la crisis por la propagación del COVID-19 en Honduras se han contratado 2,600 profesionales de la salud para atender la emergencia.

La ministra de Salud de Honduras, Alba Consuelo Flores.
La ministra de Salud de Honduras, Alba Consuelo Flores.

Tegucigalpa, Honduras.

Cerca del 25% de los empleados recién contratado por la Secretaría de Salud, unos 650 médicos y enfermeras, han renunciado en los últimos días, reveló la ministra Alba Consuelo Flores.

Desde que inició la crisis por la propagación del COVID-19 en Honduras se han contratado 2,600 profesionales de la salud para atender la emergencia.

A criterio se la ministra, las razones de esta deserción laboral es la psicosis y miedo al contagio que se ha generado a nivel nacional y asuntos personales.

“Nosotros no podemos obligar a nadie, muchos de los contratados eran jóvenes y quizás sus padres prefirieron salvaguardar sus vidas”, dijo.

LEA: Cerca de 100,000 puestos de trabajos están suspendidos en Honduras

Sostuvo que desde enero inició la contratación de personal para brindar un apoyo en las fronteras y otros sectores de la salud como hospitales.

Indicó que como autoridad hay que buscar opciones para poder dar respuesta a la población.

Flores explicó que se han hecho las gestiones desde que inició este mes para que puedan ingresar al país médicos cubanos con el fin de estar preparados ante la pandemia.

"Se hizo a varios países y organizaciones para apoyar al país con el recurso de varios especialistas y se recibió respuesta del gobierno el de Cuba y de Médicos Sin Fronteras", detalló.

El personal que enviará Cuba está compuesto por seis enfermeras intensivistas, cuatro emergenciólogos, cuatro biomédicos que ayudarán sus homólogos en Tegucigalpa y San Pedro Sula en el mantenimiento permanente de todos los equipos que se están habilitando para evitar que por una falla de un equipo se suspenda el tratamiento de un paciente.

“Estamos haciendo las gestiones para que estos médicos ingresen al país al igual que los estudiantes hondureños que quieren regresar y brindar el apoyo a la población”, aseguró la funcionaria.

“Dios nos está dando una tregua ya que hasta el momento no hay una cantidad exagerada de personas contagiadas como se espera que pase en las próximas semanas, pero tenemos que implementar las medidas de bioseguridad y estar en casa, principalmente en las colonias donde la gente anda normal como que, si no pasara nada, solo eso nos mantendrá libres del COVID-19”, reflexionó.

La Prensa