Coronavirus: Rastrean a personas que estuvieron con afectadas

Personal de vigilancia de Salud busca a familiares y otras personas que tuvieron contacto con las contagiadas.Casos sospechosos aumentan a 7.

TEGUCIGALPA.

Tras confirmarse los dos primeros casos de coronavirus en Honduras, las autoridades sanitarias activaron los protocolos y movilizaron su personal para identificar y aislar a las personas que estuvieron en contacto con las dos pacientes contagiadas con el COVID-19.

En una inusual y cuestionada comparecencia de prensa divulgada al filo de las 3:00 de la madrugada, la ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, y los demás miembros del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), confirmaron mediante exámenes del Laboratorio Nacional de Virología que dos mujeres de nacionalidad hondureña procedentes de España y Suiza resultaron positivas con el coronavirus.

Flores informó que las unidades de vigilancia de la Secretaría de Salud han iniciado de inmediato el proceso de identificación de todos los contactos que en los últimos días tuvieron relación con las dos pacientes afectadas con la mortal enfermedad a efecto de tomar las medidas pertinentes.

El 80 u 81% de la población que desarrolle la enfermedad presentará síntomas leves como una gripe corriente.

“Se ha iniciado el proceso de identificación de los contactos que tuvieron relación con las pacientes que fueron afectadas y confirmadas con coronavirus, es una acción puntual que la

Secretaría está desarrollando. Desde la Secretaría estamos monitoreando permanentemente el estado de salud de las dos pacientes y la buena noticia es que su condición es estable y va mejorando”, afirmó.

Agregó que esta es una buena noticia para la población a fin de que alejen la preocupación que se ha generado por la llegada del coronavirus al país.

Los dos casos

El primer caso se trata de una compatriota de 42 años en estado de gestación, quien ingresó sin síntomas al país vía aérea por el aeropuerto Toncontín de Tegucigalpa, el 4 de marzo en un vuelo procedente de España.

Esta persona se presentó hace tres días al centro de atención médica con síntomas sospechosos de coronavirus.

De inmediato se activó el protocolo establecido, se realizaron las pruebas correspondientes y en menos de 24 horas se confirmaron los resultados de la enfermedad. Hasta ayer, esta paciente se encontraba interna y en aislamiento en el Instituto Nacional Cardiopulmonar u Hospital del Tórax de Tegucigalpa y, según los especialistas, clínicamente se encontraba estable.

La condición de las dos pacientes es estable y van para mejoría

Alba Consuelo Flores, ministra de Salud

El segundo caso se trata de otra fémina de 37 años de edad, quien ingresó a Honduras el 5 de marzo anterior vía aérea por el aeropuerto Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula, en un vuelo procedente de Suiza, habiendo pasado primero por Estados Unidos. Horas después, esta persona presentó un cuadro clínico de enfermedad leve, por lo que permanece en autoaislamiento domiciliario en la ciudad de La Ceiba, con vigilancia médica, informaron las autoridades.

Roxana Araujo, portavoz del Gobierno en este tema, informó que ambas pacientes venían con sintomatología de tos y antecedentes de haber estado en contacto con personas sospechosas de contagio por COVID-19.

Indicó que una de las mujeres buscó asistencia médica privada y al hacerle el análisis del vínculo epidemiológico se constató que provenía de Suiza y que un cuñado suyo había dado positivo por coronavirus.

Dijo que en Estados Unidos no se le sometió a ningún control epidemiológico y pasó desapercibida hasta que comenzó a presentar los primeros síntomas.

AR-Coronavirus Tegus (14)(800x600)
La ministra de Salud, Alba Consuelo Flores, en compañía de funcionarios gubernamentales anunció que había dos casos positivos y enumeró las primeras medidas para contener la epidemia. Pidió reforzar las acciones de prevención como el lavado de manos y evitar asistir a sitios con aglomeración de personas.

“Ella llegó a la ciudad de San Pedro Sula, pero como venía de un país con casos positivos y con un familiar con nexo epidemiológico muy fuerte, entonces se llamó a la región departamental de Atlántida para hacerle la prueba de COVID-19”, afirmó.

Las autoridades informaron que el esposo de esta mujer es de nacionalidad suiza y se encuentra fuera del país.

Araujo también indicó que se está tratando de dar seguimiento a todas las personas que estuvieron en contacto con las pacientes en los días previos, sobre todo sus familiares y aquellas personas que venían en los vuelos en las que ambas arribaron al país, por lo que se está a la espera de la información que proporcionen las aerolíneas.

“En el hospital Escuela ayer se inició un proceso de desinfección por donde estuvo la persona que vino de España”, reveló.

Siete sospechosos

Por su lado, Roberto Cosenza, viceministro de Salud, insistió en la necesidad de adoptar todas las medidas preventivas y de higiene para evitar un mayor contagio a nivel nacional y adelantó que se han recibido otras muestras que están en proceso en el Laboratorio Nacional de Virología.

Concretamente informó que se han tomado las muestras de cuatro personas sospechosas de COVID-19, una de ellas en Comayagua, otra en Tegucigalpa y dos más en la región norte del país.

Sin embargo, horas más tarde, Araujo confirmó que el número de sospechosos aumentó a siete, entre ellos, dos hondureños y otra persona de nacionalidad filipina que presentaron cuadros de gripe, tos y fiebre. De todos se está a la espera de los resultados de los exámenes de laboratorio.

Cosenza estimó que el número de personas que posiblemente sean afectadas con esta enfermedad se calcula en unas 50,000 a nivel nacional, aunque los expertos consideran que esa cifra puede ser mayor dadas las precarias condiciones del sistema de salud.

“Se puede tener una proyección de al menos 50,000 personas en el país que van a presentar esta enfermedad de COVID-19, pero todo depende de las medidas que tomen las personas como el lavado frecuente de manos y evitar las aglomeraciones para evitar contagiar a otras personas que están sanas”, apuntó.

Fase de mitigación. Piedad Huerta, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), afirmó que una vez que se han confirmado los dos primeros casos de coronavirus se debe trabajar unidos para mitigar el avance de la epidemia.

corosps1(800x600)

Explicó Huerta que el COVID-19 es un nuevo virus que ha traído muchas enseñanzas y ha permitido conocerlo y ver sus variaciones conforme pasa de un país a otro, y refirió que hasta el momento se han presentado más de 120,000 casos en el mundo, con más de 4,000 muertes.

Explicó que en Honduras ahora se pasa a la segunda fase del plan de acción para el abordaje de la epidemia y al haber dos casos ya corresponde pasar a la mitigación o contención, es decir, detener a como dé lugar la propagación del COVID-19 en todo el país.

En esta fase, agregó Huerta, es importante la participación de toda la población, que los contactos con personas sospechosas de tener el virus se puedan reportar a Salud para que sean evaluados y de esta forma tomar las medidas para detener la transmisión y atenderles en caso de que sean portadores de la enfermedad.

Estiman que mortalidad en el país sería de 2.3%

TEGUCIGALPA.

Entre 20,000 y 40,000 personas serían afectadas por el coronavirus COVID-19 en el territorio hondureño y la tasa de mortalidad podría ser de 2.3%, que significa entre 600 a más de 1,000 casos, si la enfermedad muestra el mismo comportamiento que tuvo en la ciudad de Wuhan, China, según expertos en infectología y epidemiología con base a un informe emitido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Hicieron este análisis en función del porcentaje infeccioso que ocurre a nivel de Wuhan, se asume que existe un riesgo del 15% que puedan entrar en una condición grave que representa entre 3,000 a 6,000 casos, pero esto solo si se comportara como lo hizo en Wuhan”, explicó el doctor Marco Tulio Medina, miembro del Comité de Promoción y Prevención del Coronavirus COVID-19 de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah).

Considerando que el virus afecta en mayor número a la tercera edad, “se toma en cuenta que la pirámide de la población hondureña en la que es predominante la población joven y solo un 9%, o sea 800,000 tienen arriba de 60 años, ese grupo tiene más riesgo, sobre todo los hombres, más que las mujeres, y la población de más de 80 años aún más”, agregó.

El Valle de Sula y el Distrito Central podrían ser los más afectados debido a la alta densidad poblacional, porque hay mayor contacto y más cercanía y se tiene contacto con personas que entran y salen del país; sin embargo, no se deja de lado los lugares que son muy transitados por extranjeros como Roatán. “Se deben cumplir las indicaciones brindadas por la OPS y la Secretaría de Salud, sobre todo con la población más vulnerable y llamando siempre a la calma, no entrar en pánico colectivo, debemos prepararnos para una situación difícil esperando que no lo sea tanto”, concluyó el científico.

dr-confirmados1VINCU-120320(800x600)
El especialista Marco Medina explicó que la población más vulnerable es la mayor de 60 años. Fotos Andro Rodríguez.
La Prensa