Juan Orlando Hernández invita a la banca a abrir sus puertas a la Ley de Alivio de Deuda

"¡No pueden seguir sordos al reclamo de miles de hondureños endeudados!", expresó en Twitter el mandatario.

El presidente Hernández aseguró que aún 'hay muchos hondureños asfixiados económicamente'.
El presidente Hernández aseguró que aún 'hay muchos hondureños asfixiados económicamente'.

Tegucigalpa.

El presidente Juan Orlando Hernández invitó a las instituciones bancarias, de previsión y cooperativas a que abran sus puertas para que "nuestra gente tenga un respiro y puedan ser dueños de sus propias viviendas" a través de la Ley de Alivio a la Deuda para los Trabajadores.

Hernández posteó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: "Es inhumano que aún haya instituciones bancarias, de previsión o cooperativas, que no están aplicando la Ley de Alivio de Deuda. ¡No pueden seguir sordos al reclamo de miles de hondureños endeudados!".

Señaló que "el sistema está reaccionando muy lento a la necesidad de nuestro pueblo. Hicimos lo nuestro para ayudar al pueblo a salir de sus deudas, ahora confiamos en que ustedes también harán lo suyo para aplicar esta ley que beneficia a casi un millón de hondureños".



Finalizó diciendo que "miles de hondureños ya se han beneficiado con la Ley de Alivio de Deuda, pero aún hay muchos asfixiados económicamente. Invito a las instituciones bancarias para que abran sus puertas; y lograr que nuestra gente tenga un respiro y puedan ser dueños de sus propias viviendas".

La Ley de Alivio a la Deuda para los Trabajadores se complementa con la Ley de Vivienda y Asentamientos Humanos que fue sancionada recientemente por el presidente Hernández tras su aprobación por el Congreso Nacional a iniciativa del Poder Ejecutivo.

Con la Ley de Alivio de Deuda se pretende beneficiar a casi un millón de hondureños de los sectores público y privado para que puedan liberarse de compromisos de préstamos con la banca, instituciones de previsión, cooperativas o casas comerciales, y así poder tener la opción de invertir en una vivienda.

En tanto, con la Ley de Vivienda se busca beneficiar entre 7,000 a 10,000 hondureños al año con una casa gracias a los bonos de entre 110,000 y 125,000 lempiras, para el pago de primas, a través de la Comisión Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos (Convivienda).

La Prensa