Enfermeras piden al Congreso mediar para resolver crisis

La noche de ayer martes, las autoridades de Salud y representantes de la Aneeah comenzaron una reunión para intentar llegar a un acuerdo.

Afiliados a la Aneeah de brazos caídos en el centro de salud Paz Barahona.
Afiliados a la Aneeah de brazos caídos en el centro de salud Paz Barahona.

TEGUCIGALPA.

Como parte de un plan de contingencia, motivado por el paro de labores que lleva a cabo la Asociación Nacional de Enfermeras y Enfermeros Auxiliares de Honduras (Aneeah), la Secretaría de Salud anunció que hoy arranca un proceso de contratación de tres mil enfermeras auxiliares.

La noche de ayer martes, las autoridades de Salud y representantes de la Aneeah comenzaron una reunión para intentar llegar a un acuerdo, el cual se espera sea revelado en las primeras horas de este miércoles.

Anteriormente, los afiliados a la Aneeah se fueron a paro nacional desde el lunes para exigir un bono de L13,000 que el Gobierno les prometió acreditar en 2020, pacto sellado con la firma de un acta en 2019. Sin embargo el problema con el Gobierno es que además del bono, los afiliados a la Aneeah quieren el reajuste salarial que se les dará a las otras organizaciones de enfermería, el cual es de L1,100 en abril 2020 y 900 en abril de 2021.

Esto es un gasto con el que no pueden las arcas públicas ni tampoco se puede privilegiar, afirmó Alba Consuelo Flores, secretaria de Salud. Ella aseguró que la Aneeah tiene muchos otros beneficios que otras asociaciones no gozan. La contratación de emergencia es para que la ciudadanía no deje de recibir atención pese al paro; al tiempo que las autoridades anunciaron la pronta habilitación de una línea de denuncias de maltratos hospitalarios.

Roberto Cosenza, viceministro de Salud, informó que los enfermeros auxiliares que actualmente no tienen trabajo pueden presentar sus currículos en los hospitales y en los centros regionales. Se informó que para la contratación expedita de los suplentes se invertirán cerca de L50 millones.

Advertencia

El viceministro de Salud, Nery Cerrato, dijo ayer que las instrucciones para los responsables de las direcciones regionales de Salud y hospitales es que se apliquen inspectorías que lleven a audiencias de descargo contra quienes están faltando a sus labores.

“Que lleven a audiencias de descargo y al procedimiento administrativo que está en el Código de Trabajo, que incluye el despido de quienes no laboran como dicta la ley”, puntualizó.

Guadalupe Valladares, presidenta de la filial de Aneeah del hospital San Felipe, al cuestionarle sobre las amenazas de despido, dijo: “Siempre han existido las amenazas de audiencias de descargo y siempre las han hecho, estamos corriendo el riesgo, porque pedimos algo legal”.

Ayer las enfermeras auxiliares afiliadas a otras organizaciones doblaron turnos para cubrir a las enfermeras en protesta, no hubo suspensión de atención.

Ayer al cierre de esta edición, a eso de las 7:00 pm, la junta directiva de la Aneeah todavía continuaba en asamblea y no se conoció si determinaron cesar la huelga o continuar con las peticiones a pesar de las presiones del Gobierno. En occidente, oriente y norte del país, los enfermeros afiliados a la Aneeah aún continuaban de brazos caídos y algunos dirigentes pidieron al presidente del Legislativo, Mauricio Oliva, que interviniera en el conflicto.

Ante esta petición, la secretaria de la comisión de salud del CN, Edinora Brooks, informó a los enfermeros que aunque el Legislativo no tiene injerencia en este problema podían dialogar para plantear una propuesta.

“El Congreso podría incluso hacer una exhortación al Ejecutivo, quizá un proyecto de ley; sin embargo, para todo se debe pedir opiniones”, finalizó.

La Prensa