“Se deben consensuar medidas para elevar la competitividad del país”: Juan Carlos Sikaffy

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada dice que el clima de negocios no es favorable para la inversión.

El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, conversó sobre la situación económica del país y otros temas.
El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, conversó sobre la situación económica del país y otros temas.

San Pedro Sula.

La relación entre el Gobierno hondureño y el sector privado ha sido cordial en los años recientes; no obstante, los empresarios consideran que hay algunos aspectos que se deben trabajar conjuntamente para mejorar el clima de negocios. El presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy, conversó sobre la situación económica del país y otros temas.

¿Cuáles son las estimaciones de crecimiento económico del Cohep para 2020?

El Banco Central de Honduras (BCH) ha informado que sus metas para 2019 y 2020 están en un rango de 2.7% y 3.1%, estimamos que en 2019 no alcanzará al cierre del cuarto trimestre el 3%, y la recuperación esperada para 2020 no superará 3.1%. Es bueno crecer, pero es insuficiente para atender las necesidades del país, particularmente en materia de empleo.

¿Hay condiciones en el país para la reactivación de la economía?

Todos los países, y nosotros no somos excepción, tienen capacidad para reactivarse; sin embargo, los grados de libertad del Gobierno son limitados para adoptar medidas anticíclicas, pero sí pueden trabajar en serio para crear condiciones favorables a la inversión privada, nacional y extranjera, para impulsar el crecimiento económico inclusivo y generar empleo.

¿Cuál es su análisis sobre el clima de negocios en el país?

En los últimos años mantenemos una posición 101 de 141 países en el Ranking de Competitividad, posición 133 de 190 países en el Doing Business y 103 de 111 países en el índice de Estado de derecho, todo lo anterior nos revela que el clima de negocios no es favorable para la inversión y no parece estar mejorando. Instamos al Gobierno para que junto al sector privado consensuemos medidas para elevar dramáticamente la competitividad del país.

¿Cuáles son los factores que limitan un mayor crecimiento económico?

Podemos destacar la débil institucionalidad, inseguridad jurídica y trámites complejos en la administración pública. Los altos impuestos y engorrosos procesos administrativos para pagar impuestos y recuperar créditos. Los problemas de extorsión a la micro y pequeña empresa, la mala calidad del gasto, la baja transparencia en la gestión pública, la obsolescencia y bajos niveles de pertinencia de la oferta de servicios de formación profesional y su adecuación a las demandas del sector productivo, lo que afecta la productividad y sostenibilidad de las empresas.

¿Cuál es su opinión sobre las exoneraciones fiscales?

El sector privado no tiene exoneraciones, sino que incentivos fiscales. El Cohep ha mantenido la posición que la revisión se puede dar bajo criterios objetivos, calificando el impacto favorable en la economía y la sociedad, castigando duplicidades y abusos. Sin embargo, debe valorarse la competitividad del país, en comparación con nuestros competidores directos, lo que obliga asegurar un buen equilibrio, entre eficiencia, competitividad y abuso, para que los incentivos representen un mayor beneficio que el gasto tributario que representan. El 60% del gasto tributario son productos de la canasta básica.

La reactivación económica descansa en gran medida en los flujos de inversión, ¿cuáles son sus estimaciones?

La Inversión Extranjera Directa (IED) en 2019 cayó en un 23% y la recuperación para 2020 se estima un 5%, muy por debajo de 800 millones de dólares y aún más bajo del promedio histórico de mil millones de dólares. La mayor parte es reinversión de utilidades, con una primera señal de salida de capitales, según revelan los informes del Banco Central, lo que es un panorama sombrío para complementar la inversión nacional privada y pública, insuficiente para reimpulsar el crecimiento acelerado de más de 6% que necesitamos para generar las oportunidades de los jóvenes y garantizar su inserción exitosa al mercado.

La Prensa