La Iglesia católica aboga por cese de la violencia contra las mujeres en Honduras

En el año 2019 se registraron más de 300 feminicidios, según fuentes oficiales.

La mayoría de las mujeres víctimas de violencia y feminicidio son jóvenes. Fotografía de archivo.
La mayoría de las mujeres víctimas de violencia y feminicidio son jóvenes. Fotografía de archivo.

Tegucigalpa, Honduras.

La Iglesia católica de Honduras abogó este miércoles porque en 2020 cese la violencia contra las mujeres, en un país donde en 2019 se registraron más de 300 feminicidios, según fuentes oficiales.

"Este año tenemos que parar todo eso, los feminicidios, ya no más sufrimiento, ya no más mujeres muriendo a causa de la cobardía de aquel que porque tiene un arma cree que es dueño de la vida (...), que porque es hombre puede tener dominio sobre la mujer. Tenemos que acabar con todo eso en nuestro país", enfatizó el sacerdote Luis Enrique Gutiérrez, en la misa de inicio de año en la Catedral de Tegucigalpa.

Agregó que en el nuevo año se debe respetar la vida de la mujer, poner fin a tantos feminicidos y todo tipo de violencia contra las mujeres, de las que muchas, ante tantos abusos a sus derechos fundamentales, se ven obligadas a irse del país en busca de mejores condiciones de vida.

Según organismos defensores de derechos de las mujeres, son muchas las que, por temor a que las maten sus maridos, no denuncian las violaciones que sufren en el hogar.

Mujeres marchan en Honduras exigiendo un alto a los feminicidios. Fotografía de archivo.

La mayoría de las mujeres víctimas de violencia y feminicidio son jóvenes.

Las mujeres son fuente de vida

Gutiérrez también hizo alusión a las palabras del papa Francisco, de este miércoles, en la Basílica de San Pedro, del Vaticano, donde condenó la violencia, la humillación y las ofensas que sufren con frecuencia las mujeres.

"Las mujeres son fuente de vida. Sin embargo, son continuamente ofendidas, golpeadas, violadas, inducidas a prostituirse y a eliminar la vida que llevan en el vientre. Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios, nacido de una mujer", subrayó el papa.

Señaló además que "la salvación para la humanidad vino del cuerpo de una mujer: de cómo tratamos el cuerpo de la mujer comprendemos nuestro nivel de humanidad", en una homilía centrada en la figura femenina, pues precisamente el 1 de enero la Iglesia conmemora la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios.

El religioso hondureño también expresó que las mujeres deben buscar el respeto, ser protagonistas de su historia, buscando un equilibrio, sin olvidar que "tienen una gran responsabilidad" y que "siempre el enemigo buscará hacerles daño".

La Prensa