“Jesús viene para alumbrar la oscuridad de Honduras”:Óscar Andrés Rodríguez

El cardenal recordó que el nacimiento de Jesús es el verdadero sentido de la Navidad.

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez celebró la tradicional Misa del Gallo.
El cardenal Óscar Andrés Rodríguez celebró la tradicional Misa del Gallo.

TEGUCIGALPA.

Una luz de esperanza en medio de la oscuridad representa para Honduras el nacimiento de Jesús esta Navidad, dijo el cardenal Óscar Andrés Rodríguez durante la celebración de la tradicional Misa del Gallo en la Catedral Metropolitana de Tegucigalpa.

“Dios es amor y es más fuerte que cualquier tiniebla, Jesucristo con su nacimiento alumbra toda la oscuridad y viene para alumbrar la oscuridad de nuestra Honduras sumergida en el miedo y en la muerte”, citó Rodríguez en referencia a los asesinatos que se han registrado en la cárceles hondureñas.

Rodríguez aprovechó el espacio para recordarles a los hondureños que el verdadero sentido de la Navidad está en el nacimiento de Jesús, pero es al que menos se le da espacio en los hogares, dejando la prioridad para el consumismo y las fiestas que se roban el verdadero sentido de esta época.

“Tal vez estamos tan llenos de nosotros mismos que no hay sitio ni tiempo para Dios, nuestra sociedad está tan llena de compras y de ventas, de petardos, de ruido, que no hay espacio ni tiempo para Dios”, lamentó el cardenal.

LEA: Papa Francisco pide "esperanza" ante protestas en Latinoamérica

En la misa instó a los feligreses a realizar un cambio de vida y aprovechar que Jesús llegó a “disiparnos nuestros miedos, renovar nuestra esperanza y ha llenado al mundo de alegría”.

El líder de la Iglesia católica recordó que los padres de Jesús, María y José, anduvieron pidiendo posada para el nacimiento, pero fueron rechazados en cada parte de Belén.

A diferencia de aquella noche, él quiere encontrar sitio en cada uno de nosotros, en nuestro corazón, la pregunta es, ¿tenemos espacio para él cuando viene a nuestro encuentro?, preguntó el cardenal. Atribuyó que una Navidad sin Jesús en nuestros corazones, no es Navidad.

La Prensa