Un 2020 de severa escasez de agua proyectan en Tegucigalpa

El embalse Los Laureles alcanzó su nivel máximo, pero La Concepción no llegó ni a la mitad de su capacidad

En primer plano la represa La Concepción, la cual no logró alcanzar su nivel óptimo. En cambio, Los Laureles llegó a su capacidad máxima.  Fotos Andro rodríguez
En primer plano la represa La Concepción, la cual no logró alcanzar su nivel óptimo. En cambio, Los Laureles llegó a su capacidad máxima. Fotos Andro rodríguez

Tegucigalpa, Honduras.

Más de un millón de capitalinos solo tienen agua para siete meses, ya que la temporada de lluvias terminó, lo que significa que continuarán los rigurosos horarios de racionamiento implementados en los últimos meses.

Actualmente, la represa Los Laureles está al máximo de su capacidad, que es de 10.5 millones de metros cúbicos, mientras el embalse La Concepción no llegó ni a la mitad de su capacidad de 36 millones de metros cúbicos en la actual temporada lluviosa.

LEA: La capital enfrenta la peor crisis de agua de la última década

Dato
El Sanaa mantendrá los racionamientos en la mayoría de colonias

En un recorrido que hizo el equipo de Diario LA PRENSA se constató que este último embalse solo alcanzó 17.5 millones de metros cúbicos del vital líquido.

Cada metro cúbico equivale a 264.5 galones.

Si antes nos bañábamos con dos baldes de agua, ahora solo lo hacemos con uno

María García, capitalina

El Servicio Autónomo de Acueductos y Alcantarillados (Sanaa) estima que la cantidad de agua acumulada en las dos represas únicamente abastecerá el 75% de las colonias en la capital por los próximos siete meses.

Escasas lluvias.

Carlos Hernández, gerente de la Dirección Metropolitana del Sanaa, dijo que esta situación se debe a que no llovió intensamente en los cuatro meses del invierno y que el Comité Permanente de Contingencias (Copeco) ya confirmó que en lo que resta de la temporada lluviosa solo habrá lloviznas.

“En años normales, no como este, se gastan 7.5 millones de metros cúbicos de agua y en los últimos meses hemos gastado 3.5 millones y es lo que estaríamos distribuyendo de aquí hasta mayo, o sea, mucho menos de lo normal, es por eso que no podemos dar horarios en mejores condiciones”, explicó Hernández.

Aparte de pagar el recibo mensual tuve que estar comprando agua

Norma Valle, capitalina

Para enfrentar esta crisis fue creada una comisión por un decreto de emergencia, mediante el cual se están buscando alternativas para tratar de evitar que el agua se acabe antes del tiempo Pozos. Una de estas medidas es cavar pozos en algunos lugares de la capital; ya están habilitados seis, en proceso siete y se perforarán en los próximos meses. También el Sanaa importará aproximadamente 20 camiones cisternas para llevar agua a los lugares altos de la capital, donde la distribución no se da en su totalidad.

Como parte de las medidas, el Sanaa emitió esta semana el nuevo calendario de racionamiento para los próximos 15 días, en el que solo las colonias que son abastecidas por El Picacho recibirán agua cada 2 o 3 días, pero esto no será todo el tiempo. En el resto de la ciudad solo se suministrará una vez por semana y con horario establecido, como se ha hecho en los últimos meses.

Capitalinos consultados por LA PRENSA se quejaron que el agua les llega cada ocho días. “Antes nos venía cada tres días ahora nos viene cada ocho y eso nos afecta porque nos viene de madrugada y no podemos llenar”, se quejó Lourdes Vásquez de la colonia 14 de Marzo.

Por su lado, Yeni Melisa Flores: de la colonia Peña por bajo, lamentó que esta situación les afecta porque no tienen agua ni para preparar los alimentos y comprarla es muy caro.

“Lo que hago es llenar los botecitos, porque hay que prevenir y ahorrar agua, si antes se bañaba con dos baldes con agua ahora hay que bañarse con uno”, dijo María García de la colonia Montes de Sinaí.