Más noticias

Rechazo en Honduras a programa gubernamental de militares "agricultores"

Las Fuerzas Armadas justificaron en un comunicado que la Constitución y demás leyes les comprometen a cooperar "en alfabetización, educación, agricultura, protección del medio ambiente, vialidad, comunicaciones, sanidad y reforma agraria".

Imagen referencial de archivo.
Imagen referencial de archivo.

Tegucigalpa.

Un programa del gobierno hondureño de Juan Orlando Hernández para destinar 162 millones de dólares a proyectos agrícolas operados por militares recibió este jueves el total rechazo de empresarios, campesinos y otros sectores, con el solo respaldo de las propias Fuerzas Armadas.

Según un decreto ejecutivo aprobado en septiembre, pero que trascendió esta semana, el gobierno destinará 4.000 millones de lempiras (162,28 millones de dólares) en seis años al Programa de Desarrollo Agrícola "adscrito a la Secretaría de Defensa".

Las Fuerzas Armadas justificaron en un comunicado que la Constitución y demás leyes les comprometen a cooperar "en alfabetización, educación, agricultura, protección del medio ambiente, vialidad, comunicaciones, sanidad y reforma agraria".

LEA: Fuerzas Armadas de Honduras reaccionan a manejo millonario de programa agrícola

El objetivo del programa "es incrementar la productividad y rentabilidad agrícola mediante la inversión en activos productivos" que "beneficiarán" a 111.000 productores, argumentaron.

Pero líderes empresariales y políticos rechazaron el proyecto, cuestionando la idoneidad de los militares en labores agrícolas o denunciando que los fondos pretenden comprar lealtad al mandatario, señalado de tener lazos con el narcotráfico.

El dirigente empresarial Adolfo Facussé dijo a la AFP que las Fuerzas Armadas están recibiendo ese dinero "porque están respaldando un régimen señalado en Nueva York de nexos con el narcotráfico y los militares han tenido vínculos con esos señores" de la droga.

El pasado 18 de octubre una corte de Nueva York condenó al exdiputado Juan Antonio "Tony" Hernández, hermano del presidente Hernández, acusándolo de transportar más de 200.000 kilos de cocaína a Estados Unidos entre 2004 y 2018, con apoyo de militares y policías.

El mandatario también fue mencionado en el juicio, pero él argumentó que los testigos que presentó la fiscalía actuaron en venganza porque fueron extraditados a Estados Unidos por su gobierno.

Facussé añadió que la agricultura "no es función" de los militares que "ni están preparados para esas tareas", y afirmó que la decisión "es universalmente rechazada" en el país.

Recordó que desde los años 80 los militares hondureños quebraron un banco, una cementera y otras empresas que crearon a través del instituto de pensiones de las Fuerzas Armadas.

"Estaría mucho mejor si [ese dinero] lo entregan a la Escuela Agrícola de [la universidad] El Zamorano", dijo a la AFP el economista expresidente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Federico Álvarez.

- "Soborno" -

La Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa exigió al gobierno en un comunicado que "rectifique la decisión" señalando que existen instituciones gubernamentales, universidades y organizaciones especializadas "con experiencia en ese sector".

"Ese plan es porque el régimen pasa por una profunda crisis ante los problemas sociales, económicos, políticos e institucionales por la corrupción, el crimen organizado y el narcotráfico en que ha sido señalado", dijo a AFP el dirigente de Vía Campesina, Rafael Alegría.

"¿Por qué el gobierno no destina esos fondos a la instituciones creadas para desarrollar la agricultura? Porque la intención es fortalecer a los militares que son el soporte del régimen como un soborno", añadió el dirigente campesino.

Hernández logró la reelección en noviembre de 2017 después de unas cuestionadas elecciones que desataron manifestaciones opositoras y bloqueos de calles en diferentes zonas del país que fueron reprimidas por militares y policías, con un saldo de 22 muertos, según Naciones Unidas.

El exdiputado del oficialista Partido Nacional (PN derecha) Raúl Pineda Alvarado afirmó que el plan agrícola tiene "el único propósito de fortalecer esa cooptación de las Fuerzas Armadas hacia la institucionalidad presidencial", según comentó a la estación local radio Globo.

"El presidente está utilizando a los militares para todo y (el programa) es una forma más de darles dinero para que lo manejen discrecionalmente", sentenció. "Solo puedo ver en ello una forma obsequiosa de ganarse más la simpatía de los militares que son un sustento fundamental para el sostenimiento del presidente Hernández en el poder", subrayó.