Abogados en Honduras reaccionan a veredicto de culpable de Tony Hernández

Consideran que el fallo puede establecer un precedente para otros procesos legales

El juicio contra Juan Antonio 'Tony' Hernández, llega a su recta final con el veredicto. Resta aún la sentencia, prevista para mediados de enero de 2020.
El juicio contra Juan Antonio 'Tony' Hernández, llega a su recta final con el veredicto. Resta aún la sentencia, prevista para mediados de enero de 2020.

San Pedro Sula, Honduras

Como algo previsible recibieron abogados hondureños este viernes el veredicto de culpable emitido por el jurado contra Juan Antonio "Tony" Hernández, en en corte del Distrito Sur de Nueva York.

Los profesionales del derecho señalan que, si bien la defensa de Tony todavía tiene el recurso de la apelación, también señalan que las estadísticas están en contra del hermano del presidente Juan Orlando Hernández.

"El juicio es una excepción dentro del sistema de justicia norteamericano. Más del 95% de los casos legales se arreglan mediante acuerdo entre la defensa y la fiscalía y el 90% de los que van a juicio, derivan en una condena", indicó el abogado y analista Raúl Pineda.

El abogado penalista Félix Ávila, por otra parte precisa que el proceso de apelación, según el sistema de justicia estadounidense, no es contra el veredicto en sí, sino "sobre cuestiones de derecho o en relación al veredicto pero es muy raro, solo cuando ha habido graves violaciones a los derechos fundamentales y el error judicial".

Ávila refiere que en este caso en particular, será "dificil" revertir el fallo y que la mejor alternativa de la defensa es trata de evitar que Hernández reciba una sentencia de prisión perpetua.

Defensa deficiente

Pineda considera que Tony Hernández tuvo "una mala defensa", pues sus abogados no aportaron ningún elemento probatorio de la inocencia del acusado y si bien la ley no los obliga a demostrar la inocencia, el analista considera que en este caso era "necesario".

"Ni siquiera se permitió que (Tony) hiciese uso de la palabra para decirle al jurado que era inocente", dijo Pineda, quien agregó que ese silencio fue un factor que jugó en contra del acusado, quien se dice inocente pero "no se pone de pie y le dice a los jurados 'señores, lo que están diciendo mis acusadores es mentira", apuntó.

Ávila añade todo lo que se dijo en el juicio va a ser de interés para los fiscales federales de los Estados Unidos y que ellos pueden decidir utilizarlo después en futuros procesos legales.

Juicio Tony info(800x600)

A este respecto, cabe la posibilidad de que se ofrezca a Tony un acuero de colaboración eficaz, pero eso depende del interés que pueda tener la fiscalía estadounidense en utilizar al acusado para llegar a otros, dijo Ávila.

Con este veredicto, ya suman dos los casos de parientes cercanos a presidentes o expresidentes de la República que son condenados en los Estados Unidos por cargos relacionados con narcotráfico.

"Es un problema de una contaminación dramática de los estamentos de poder en Honduras", dijo Pineda, quien añade que "esto ameritaría que el propio gobierno nombrara una comisión de alto nivel o que la fiscalía hiciese su trabajo o que el Congreso nombre una comisión para analizar estas situaciones y tomar las medidas para que esto no se repita nunca", indicó

Posibles consecuencias

Aunque todavía es muy pronto para conocer las implicaciones a largo plazo derivadas de este veredicto, pero el analista Pineda considera que pudiera traducirse en una reducción de la ayuda estadounidense al actual gobierno.

Otra posibilidad es la reducción de la inversión extranjera, considera Pineda, la cual de por sí ha venido menguando en el último año.

"No sabemos qué va a pasar. Lo que sabemos es que la sociedad y el gobierno deben tomar medidas para responder ante el pueblo hondureño por qué parientes de presidentes de la República están siendo condenados en Estados Unidos", dijo Pineda, quien agregó que los estadounidenses pueden querer senta un precedente que envíe un mensaje a otros dentro del entramado internacional del narcotráfico.

La Prensa