Más noticias

Reducen en 70% la contaminación que el río Motagua trae a playas hondureñas

Desde hace tres años, Honduras mantiene sus playas limpias, libres de desechos sólidos, producto de las medidas implementadas.

Quetzalito, Guatemala.

Con el fin de reducir la contaminación en las costas de Honduras, generadas por la basura que arrastra el río Motagua desde Guatemala, se colocaron alrededor de 50 biobardas a lo largo de los 463.5 kilómetros de la cuenca.

Una comisión integrada por varios funcionarios hondureños viajaron hasta el vecino país para verificar la eficiencia de los trabajos que se realizan de manera conjunto y que busca terminar con el problema de contaminación que afecta a las playas nacionales.

La delegación fue encabezada por Liliam Rivera, la comisionada presidencial, y Elvis Rodas, titular de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente.

La delegación de Honduras fue recibida por Otoniel Barrios, viceministro de Ambiente de Guatemala, con quien realizaron un recorrido aéreo de aproximadamente 60 kilómetros sobre el río Motagua, y pudieron corroborar que se logrado frenar el traslado de cientos de toneladas de basura.

Posteriormente los funcionarios de ambos países centroamericanos se trasladaron en lancha para verificar las acciones de retención y limpieza que se hacen de forma permanente en la desembocadura del río, a fin de evitar que los desechos ingresen a la playa y se acumulen en las costas hondureñas como ocurrió en 2015.

Río Motagua3(1024x768)
Autoridades hondureñas supervisaron los trabajos realizados en el río Motagua.

Playas limpias

La comisionada Rivera informó que no hay acumulación de residuos en la cuenca, ya que estos son retenidos por la biobardas instaladas en puntos estratégicos hasta llegar a su desembocadura en el mar.

Indicó que aunque las biobardas no sean una solución definitiva a la contaminación de esta cuenca, ya que esta pasa por el manejo adecuado de los residuos, lo cual ya se está contemplado, sí constituyen una solución inmediata que contribuye a mitigar en gran manera el impacto ambiental en las playas hondureñas.

En ese sentido, Rivera aseguró que desde hace tres años Honduras mantiene sus playas limpias, libres de desechos sólidos, producto de las medidas implementadas por las autoridades guatemaltecas, así como de los operativos de limpieza permanentes y de concientización que el Gobierno hondureño realiza en las zonas de impacto.

Reducción

Por su parte, el viceministro guatemalteco, Otoniel Barrios, informó que desde hace tres años la Secretaría de Ambiente de Guatemala está trabajando con las comunidades locales para retener todo el desecho flotante que arrastra la cuenca del río Motagua.

El funcionario guatemalteco indicó que las acciones de limpieza y contención en el río se iniciaron hace tres años, luego de recibir el reclamo formal del Gobierno de Honduras, que incluso amenazó con interponer una demanda por el daño ambiental ocasionado en las playas hondureñas.

Es ahí que se origina la instalación de la primera biobarda y hoy Guatemala ya cuenta con 206 a nivel nacional, de las cuales 50 se han instalado en el río Motagua.

“Por la falta de concientización tenemos este tipo de consecuencias, una cantidad considerable de desechos en el río, pero gracias a Dios con las biobardas hemos logrado retener entre el 63 y 70 por ciento de ese desecho flotante y hoy nos damos cuenta de que hay resultados positivos”, expresó Barrios.

Berrios indicó que para seguir avanzando en el tema se instalará una barda industrial que permitirá retener el 100 por ciento del desecho flotante que contamina la cuenca. Este modelo mejorado de limpieza comenzará a instalarse el próximo viernes y se espera que sea inaugurado en noviembre.