La Mosquitia: niños con arco y flecha desafían a la desnutrición

Niños Misquitos pescan con rudimentarias herramientas para vencer el hambre.

Con arco y flecha, niños misquitos pescan en la laguna de Caratasca.<br/>
Con arco y flecha, niños misquitos pescan en la laguna de Caratasca.

PUERTO LEMPIRA.

Recorrer las comunidades más aisladas de La Mosquitia es como viajar en el tiempo y observar cómo vivían los seres humanos en tiempos primitivos.Incluso, el estilo de vida que llevan miles de pequeños misquitos es casi prehistórico.

Además, a primera vista es evidente que la mayoría sufren desnutrición y tienen problemas de crecimiento.

A diferencia de muchos niños de la ciudad, que se divagan con aparatos electrónicos e internet, los niños misquitos viven en “otro mundo” y salen cada día a cazar su alimento.
Así fue comprobado por Diario LA PRENSA, que viajó a La Mosquitia para dar a conocer ahora la realidad de la zona.

NIN2.2(800x600)
Un pequeño misquito toma un descanso y espera con su arco y flecha para volver a entrar a las aguas de la laguna de Caratasca.

Caminaba por las comunidades más pobres de Puerto Lempira cuando a la distancia vi a varios niños muy pequeños que estaban en el agua.

Datos
82 %de la población en Puerto Lempira se identifica como misquita.
26% de los habitantes de Puerto Lempira no tienen ningún nivel educativo.

Al mirarlos en la laguna de Caratasca, ingenuamente creí que estaban jugando, pero tras unos segundos comprendí que lo que hacían era muy en serio.

LEA: La Mosquitia: familiares enterraron a sus muertos al lado de sus casas

Que comiencen a pescar a tan temprana edad es algo de esperar en una población donde el 61.2% se dedica a la pesca, agricultura, ganadería y silvicultura, conforme a un informe del año pasado del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

NIN4(800x600)
Un niña muestra parte de lo que acaba de pescar.

Las niñas iban por las aguas con redes tratando de capturar camarones o peces, mientras que los niños iban sigilosamente con arco y flecha para capturar peces más grandes o cangrejos.

Me quedé observando y, al poco tiempo, los pequeños demostraron sus habilidades con las rudimentarias herramientas y habían sacado peces, camarones y hasta jaibas del agua.
Llevaron todo lo pescado a la orilla para ponerlos en pedazos cortados de galones de plástico.

NIN3.1(800x600)
La mayoría de los menores vive en la pobreza.

Traté de conversar con ellos, pero fue imposible, pues solo saben hablar en misquito, característica de gran parte de los miembros de la etnia, incluso de miles de adultos.

Haciéndome entender con las más básicas señas, logré que me mostraran lo que habían pescado. El que los fotografiara los distrajo un breve momento y les causó un ataque de risa, pero pronto volvieron a pescar, saben que la presa no espera.

La desnutrición. Jenny Melissa Oliva, doctora del centro de salud de Yahurabila, en el que se atiende a varias comunidades misquitas, señaló que muchos niños en la zona sufren desnutrición.

LEA: El heroico rescate de los sobrevivientes misquitos del Waly

“En las comunidades de menos recursos de Puerto Lempira hay desnutrición, más que todo en los niños cuando salen de la etapa de lactancia materna. Por desnutrición, aquí se ve a los niños con abdomen globuloso y adelgazamiento de los miembros inferiores, lesiones en la piel y anemia. Los niños son referidos al hospital, se les hacen exámenes y si miramos que no mejoran se les aplica un tratamiento”, afirmó Oliva.

El naufragio del barco Capitán Waly hace casi un mes, en el que murieron 27 personas y seis quedaron desaparecidas, no ha cambiado el que los niños desde pequeños se preparen para ser pescadores en alta mar.

Con la vida que llevan estos pequeños, cada sonrisa es un acto de rebeldía contra la adversidad.Así es la vida en La Mosquitia, donde los niños con su arco y flecha desafían la desnutrición.

NIN5.1(800x600)
Jóvenes hondureños y un niño en un viaje de pesca.
La Prensa