Más noticias

La canícula se extenderá por efecto de fenómeno de El Niño

El veranillo terminará a finales de agosto o inicios de septiembre, según Cenaos Corredor seco será el más afectado.

SEQUÍA. La prolongación de la canícula afectará el cultivo de granos básicos en varias regiones del país. Los niños se refrescan debido al calor.
SEQUÍA. La prolongación de la canícula afectará el cultivo de granos básicos en varias regiones del país. Los niños se refrescan debido al calor.

TEGUCIGALPA.

El Centro Nacional de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos) anunció ayer que el período de la canícula se extenderá hasta finales de agosto o principios de septiembre, por la influencia del fenómeno de El Niño.

La canícula inicia unas semanas después del solsticio de verano (21 de junio) y se le considera como el período más cálido del año. Una de sus características, además del aumento en la temperatura, es la disminución de las lluvias.

“La canícula va a estar extendida por la influencia del fenómeno de El Niño. Este siempre continúa, pero un poco débil y prácticamente vamos a seguir bajo su influencia hasta finales de año”, confirmó Francisco Argeñal, jefe del departamento de Meteorología del Cenaos.

Argeñal agregó que esta situación afecta los cultivos del corredor seco, especialmente del maíz, que por falta de agua probablemente la mazorca no logre el grosor correcto.

Claves
1La temporada de huracanes en el océano Pacífico comenzó desde el 15 de mayo, donde se espera una actividad arriba del promedio, según información proporcionada por las organizaciones meteorológicas. Honduras no se afectada directamente.
2Con relación a la probabilidad de que una tormenta tropical o huracán pase cerca de sus costas o ingrese a territorio continental, Honduras solamente es superada por México, y en la cuenca del Caribe, por Cuba y las Bahamas.
3De acuerdo con el Departamento de Meteorología Tropical de la Universidad de Colorado, existe un 66% de probabilidad de que una tormenta pase a menos de 100 millas (160 kilómetros) de las costas del Caribe hondureño.

Temporada de ciclones. La actividad ciclónica en la cuenca del Caribe inició el 1 de junio y Honduras es el país centroamericano más cercano a la ruta de los huracanes, como consecuencia del cambio climático, entre otras causas, señaló Argeñal. Por esta razón, Meteorología no descarta que el territorio nacional sea afectado por un huracán como el Fifí, ocurrido el 19 de septiembre de 1974 o el Mitch del 28 de octubre de 1998. La temporada se intensifica en agosto.

Proyección. El Departamento de Meteorología Tropical de la Universidad de Colorado, Estados Unidos, pronosticó 13 tormentas, de las cuales seis podrían convertirse en huracanes y dos de estos serían de alta intensidad. Según este departamento, existe una probabilidad de un 66% cada año de que una tormenta tropical pase a menos de 100 millas (160 kilómetros) de las costas de Honduras. El año pasado, la probabilidad fue de un 64%.

Por otra parte, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, (NOAA) por sus siglas en inglés, pronosticó entre 9 y 15 tormentas para esta temporada; entre 4 y 8 podrían convertirse en huracanes y de dos a cuatro serían intensos.

El Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a plazo medio, pronosticó que 10 tormentas llegarían a formarse en el Atlántico, de las cuales solo cinco alcanzarían la categoría de huracanes.

El jefe del Sistema de Alerta Temprana (SAT), Juan José Reyes, recomendó que durante la temporada ciclónica, la población debe ser consciente de que las lluvias podrían ser muy fuertes, a pesar que, por efectos del fenómeno de El Niño, estas serían menores al año anterior.