Más noticias

Maras compran buses con dinero de la extorsión

Después de una década de extorsiones, la MS-13 y la 18 se convierten en dueñas de buses. El 95% del transporte paga extorsión.

Durante esta semana, Diario LA PRENSA publicará una serie de investigación que muestra los problemas, amenazas y oportunidades que tiene el transporte en San Pedro Sula.
Durante esta semana, Diario LA PRENSA publicará una serie de investigación que muestra los problemas, amenazas y oportunidades que tiene el transporte en San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

Así como lo hicieron las mafias italoamericanas, como la Cosa Nostra, en ciudades de Estados Unidos en el siglo pasado, las organizaciones criminales que operan en Honduras, mara MS-13 y la 18, invierten el dinero captado por medio de la extorsión en rutas de buses, taxis y mototaxis en San Pedro Sula y municipios vecinos.

En los últimos tres años estas dos organizaciones comenzaron a esconder parte del efectivo manchado en el sector transporte en un intento de replantear su modelo criminal de negocios que ha sido fuertemente golpeado por el Gobierno con la incautación de casas, hoteles, mansiones y otros bienes.

Solo el año anterior, por ejemplo, la MS y la 18 expoliaron mediante acciones extorsivas alrededor de L100 millones de las empresas de autobuses y taxis que operan en este municipio, de acuerdo con estimaciones de los afectados.

Claves de la extorsión
-Los transportistas de San Pedro Sula, Puerto Cortés, Choloma, La Lima, San Manuel, Villanueva, Potrerillos y Pimienta han pagado extorsión durante los últimos 10 años. Actualmente, las dos organizaciones criminales, la MS-13 y la 18, tienen operaciones directas o indirectas en las rutas que conectan estos municipios. Además, son propietarios de por lo menos el 75% de las mototaxis que circulan fuera del área urbana de San Pedro Sula.
-7,721 unidades legales.En el valle de Sula circulan con permiso del Instituto de Transporte cerca de 8,000 unidades.
- 7000 ilegales. La cantidad de vehículos que circulan sin permiso es igual o mayor a la cantidad de unidades legales.

Una parte de esa cantidad la invirtieron en unidades que ahora ellos manejan como una herramienta para lavar el dinero, porque les permite captar efectivo de manera legal de las manos de los pasajeros.

“Hay unas 45 empresas de buses en la ciudad y todas pagamos extorsión. La empresa de la cual yo formo parte paga L20,000 a la semana, a otras les sacan más. Un amigo me dijo esta semana que a ellos les están cobrando L80,000 a la semana”, explicó un propietario de autobuses durante una entrevista con Diario LA PRENSA.

Los buses comprados por esas organizaciones criminales operan dentro de unas 10 empresas legales que cubren rutas en todos los sectores de la ciudad y en municipios aledaños.

ex.3032(800x600)
La MS-13 y la 18 invierten el dinero recogido por la extorsión en buses, taxis y mototaxis. De esta forma, se apoderan del transporte.

Para ponerlos a circular bajo el amparo de la Ley de Transporte Terrestre, es decir, con un certificado de operación, las dos organizaciones criminales obligan a las empresas (las que poseen los permisos de explotación) a retirar sus unidades y, de esta forma, paulatinamente las desplazan y se apoderan de la ruta.

Si no logran “por las buenas” obtener un número para el bus, la MS y la 18 recurren a las amenazas o a otras medidas de presión, como el aumento del monto exigido por extorsión con el objetivo de obligar al transportista a retirarse de la plaza.

Hay bastante inversión de parte de ellos (MS y 18) porque, al haber tanto miedo entre nosotros, muchos transportistas se van y con el mismo dinero de la extorsión ellos compran buses y se meten”, dijo otro transportista que solicitó el anonimato.

Un transportista, que el año pasado abandonó el negocio, aseguró que más del 95% de las empresas pagan extorsión bajo las incuestionables condiciones que los criminales imponen.

Extorsión en los car wash
Algunos criminales, según afectados, obligan a los transportistas a llevar sus buses a lavar a algunos car wash para cobrar la extorsión por el servicio de lavado de la unidad.

Con la MS logramos negociar, acordar cantidades y fechas. Con la 18 no se puede negociar, ellos piden una cantidad y eso hay que darles.Uno no puede inventar porque lo matan”, dijo.

Hace una década, cuando aún el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad no había creado la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), ahora llamada Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP), esas dos organizaciones criminales extorsionaban directamente a los choferes y asesinaban a sangre fría a quienes no les cumplían.

Después de 2013, cuando entró a funcionar la FNA y empezó a capturar a los extorsionadores, la MS comenzó a cambiar la estrategia y a camuflar las operaciones. Ahora, obliga a un miembro de la empresa o a los directivos a reunir una determinada cantidad que debe entregar a una hora específica de un día acordado.

Para contrarrestar el nuevo modus operandi, el Gobierno, por medio de sus agencias de seguridad, “también replantea sus operaciones y crea nuevas instituciones”, dice Marlon Lagos, jefe de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) en el valle de Sula.

Lagos confía en que pronto “este mal será reducido con la nueva Fuerza Nacional de Seguridad del Transporte Urbano y Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas”.

Al igual que los operadores de autobuses, los taxistas son despojados de un porcentaje de sus ingresos y desplazados de sus trabajos por los criminales.

Nosotros recaudamos el dinero y una vez al mes les pagamos a las dos maras”, manifestó un directivo de una empresa de taxis.

Disciplinadamente, todas las semanas, cada taxista entrega entre L200 y L400 a un compañero asignado por la mara. Al mes cada quien paga más de L800 por extorsión.

Yo he entregado personalmente la extorsión, prefiero hacerlo porque no soy Batman ni Superman. Si no pagamos nos matan. Y si denunciamos también corremos riesgo porque no sabemos si las autoridades están infiltradas por las maras”, relató un directivo de una empresa.

En este momento, según algunos transportistas y choferes, el 20% de la flota de buses y un 30% de la flota de taxis (compuesta por legales e ilegales) son propiedad de la MS-13 y 18.

"Necesitamos más apoyo de los transportistas”

Leandro Flores, jefe noroccidental de la Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas, asegura que la extorsión en el transporte ha mermado, sin embargo, necesita la colaboración y valentía de los empresarios para eliminar de raíz este problema delictivo.

¿Cuál es la incidencia de la extorsión en el transporte?
Indudablemente ha bajado la extorsión en el transporte (…). Nosotros podemos erradicarla perfectamente, para ello necesitamos el apoyo de los empresarios, motoristas y de los ayudantes. ¿Qué es lo que ocurre? Ellos (los transportistas) miran un costo beneficio, dicen: ‘las utilidades de nosotros son equis y si pagamos esto no representan ni el 5%, entonces, pagamos la extorsión y no tenemos problemas’. Pero una vez que el delincuente se apodera del temor de ellos, les duplica la cantidad. Llegan a tal grado que deben pagar todas las utilidades como extorsión, con el agregado de que si no lo hacen, los asesinan.

¿Cuáles son las instrucciones que ustedes les dan a los transportistas?
En primer lugar que interpongan la denuncia... Quién inicia, conduce y finaliza la investigación son los señores fiscales. Nosotros somos la parte operativa, contamos con toda la tecnología necesaria para contrarrestar este delito. Que nos mantengan informados sobre cuándo y dónde van a entregar la extorsión. Después de las capturas, necesitamos que venga la víctima para judicializar el caso.

¿Hay alguna ruta tomada por la MS o por la 18?
Ellos tienen un modus operandi (…). En Cortés un empresario tiene diez buses, por ejemplo, vienen ellos (la mara) compran su bus, lo pintan de igual manera de alguno de ellos, y le dicen (al empresario): ‘pará dos buses y le dicen que la mara va a meter dos buses’. Todos los documentos del otro se los pasan a ellos (...). Ya hemos detenido a personas que son conductores de la mara Salvatrucha (...) En rutas de Choloma, el pandillero baja al conductor y ellos ponen a los conductores y al ayudante.

¿Cuántos choferes mareros han capturado?
Hemos tenido problemas con los despachadores. Nosotros les decimos que el recolector de dinero, como dice la ley, participa en el delito, lo consuma. ¿Por qué? porque él es parte del problema. Hemos capturado entre 15 y 20 despachadores este año.

¿Si no hay valentía en los empresarios, los mareros se apoderarán del transporte?
Claro que sí. Ahorita ellos están viendo que nosotros estamos capturando a todos los que sacan a la calle a cobrar, pero va a llegar un momento que no será necesario eso porque tendrán su propia unidad, ya lo están haciendo