Denso humo vuelve a afectar el Toncontín

Advierten que el humo derivado de la quema de bosques afecta la respiración y la vista.

En San Pedro Sula hay humo, pero no afectó vuelos.
En San Pedro Sula hay humo, pero no afectó vuelos.

Tegucigalpa, Honduras.

Decenas de pasajeros quedaron varados por más de siete horas ayer, luego del cierre temporal del aeropuerto Toncontín.

Una espesa capa de humo en el ambiente impidió que las aeronaves despegaran a sus destinos en territorio nacional y otros países. La prohibición de vuelo también estuvo vigente para los pasajeros que venían con destino hacia la capital.

El Centro Nacional de Estudios Atmosféricos Oceánicos y Sísmicos (Cenaos) informó que la capital tiene apenas seis kilómetros de visibilidad, ni la mínima para la actividad aérea. “Generalmente el humo afecta en horas de la mañana y a esto se suma que no hay mucho aire, lo que impide que el humo se vaya disipando en la ciudad”, explicó Will Ochoa, pronosticador de turno de Cenaos.

139
incendios forestales se han registrado en el Distrito Central. Según Cenaos, el humo que recubre casi todo el país solo se disipará con una tormenta. Hay pocas probabilidades de lluvias.

Según la doctora Victoria Zúniga, el humo residual de los incendios se queda en el ambiente y provoca serios efectos en la salud de las personas, ya que afecta las vías respiratorias y causa alergias, daños en la vista, desvanecimientos y dolores de cabeza.

Hasta la fecha, un total de 650 incendios a nivel nacional, mismos que han causado daños irreversibles en al menos 33,700 hectáreas de bosque, reportó el Instituto de Conservación Forestal (ICF).

La Prensa