Exigen construir obra en antiguo centro penal de San Pedro Sula

Los pobladores del barrio Cabañas advierten que las instalaciones del antiguo presido están abandonadas, por lo que se debe limpiar y empezar con la demolición.

En el interior del centro puede verse basura y desperdicios, además que varios de los módulos no cuentan con el techo porque se lo han robado, según los vecinos. Fotos Yoseph Amaya
En el interior del centro puede verse basura y desperdicios, además que varios de los módulos no cuentan con el techo porque se lo han robado, según los vecinos. Fotos Yoseph Amaya

San Pedro Sula, Honduras

Hace nueve meses fue cerrado el centro penal de San Pedro Sula, y en ese entonces se anunció la construcción de un distrito de tecnología, cultura y emprendimiento en el predio.

Desde entonces, los pobladores de Cabañas esperan con ansias el proyecto que transformará al populoso barrio.

Para los vecinos es urgente que la obra que anunció el presidente Juan Orlando Hernández en octubre de 2017, sea iniciada lo antesposible, pues el lugar, donde por décadas funcionó el centro penitenciario, se encuentra abandonado y se ha convertido en un refugio para delincuentes y animales. Periodistas de diario LA PRENSA hablaron con personas que habitan en los alrededores del antiguo penal y estas señalaron que es necesario que al menos el Gobierno y la Alcaldía comiencen con la limpieza y demolición del recinto.

60
millones de lempiras hay disponibles para iniciar la obra; 50 millones dio el Gobierno y 10 la Municipalidad. Esperan más fondos para empezar los trabajos.

Ese inmueble durante 60 años sirvió como escuela del crimen, donde se orquestaron muertes, asaltos y extorsiones para toda la zona norte, delitos que llenaron de luto y dolor a cientos de familias.

Los pobladores de este sector no conocen qué proyecto se ejecutará en el predio, pero consideran que al edificarse le dará plusvalía a la zona y le quitará el estigma a Cabañas como un barrio peligroso.

Jorge Rivera, quien desde hace 49 años vive atrás del otrora predio penitenciario, dijo que meses después de que trasladaran a los reos y cerraran el penal se ejecutaban asaltos en sus inmediaciones debido a la falta de vigilancia.

“Ahora la delincuencia ha mermado, pero es urgente que construyan algo allí, o al menos que lo demuelan, porque además de la inseguridad tenemos problemas con las enfermedades como el zika y el dengue: es un refugio de animales, basura y hay unos grandes depósitos de agua”, comentó el poblador.

Penal SPS.3(800x600)
El 15 de marzo de 2017 se inició con el traslados de 755 reos del centro penal de San Pedro Sula a la cárcel de máxima seguridad en Ilama.

Predio abandonado

Después que cerraron el penal, un grupo de militares resguardó el predio, pero posteriormente se fueron, según la información de los habitantes de la zona. Esas instalaciones están abandonadas. En su interior se puede apreciar la cancha donde los reclusos jugaban y ahora está inundada y con moho. Los módulos están atestados de basura y suciedad.

En varias áreas hace falta el techo. Según los vecinos, hay carreteros que entran y se llevan las láminas y parte de la infraestructura de lo que antes eran los módulos.

“Hace poco saquearon y se llevaron láminas, tubos y columnas, y es porque lo tienen abandonado. A veces creo que es mentira lo que dijeron de ese proyecto, dijeron que en un mes iban a empezar y hasta la fecha no hay nada”, dijo uno de los vecinos.

En el módulo donde estaban los mareros de la Salvatrucha y paisas todavía se observan los restos y desperdicios del incendio que se produjo días después del cierre del penal.

2,500
reos estaban en el presidio que por 60 años fue el centro penal de San Pedro Sula y llegó a ser considerado como una bomba de tiempo y una escuela del crimen.

Mauricio Duarte, otro vecino de Cabañas, dijo que tienen la esperanza de que el Gobierno ejecute el proyecto lo más pronto posible, para darle una nueva cara al barrio. “Un proyecto como el que se anunció es algo que como pobladores esperábamos desde hace mucho tiempo para pasar en familia los fines de semana; pero deberían empezar a limpiar y a demoler lo que queda para que miremos que el proyecto será una realidad”, dijo el ciudadano.

Gregorio Inestroza tiene 80 años y desde 1964 vive en Cabañas. Él cree que el proyecto no se ejecutará porque hace casi un año que se cerró el penal y hasta ahora no han hecho nada. “Eso se ha vuelto hasta un criadero de zancudos. Pedimos que hagan el proyecto pronto”.

Penal.641(800x600)
El 14 de octubre del año pasado, Juan Orlando Hernández cierra de manera oficial el centro penal y anuncia proyecto en el predio.

Fase del proyecto

Durante la última reunión que el presidente Hernández tuvo con el alcalde Armando Calidonio, sociedad civil y empresarios de la zona norte, se conoció que en el predio se edificará un distrito de tecnología, cultura y emprendimiento.

El proyecto que se desarrollará es un modelo integral para las familias y en apoyo a la formación técnica y tecnológica de la niñez y la juventud. El complejo incluirá áreas especiales para la práctica de diferentes deportes y otras disciplinas y se incluirá un museo y un anfiteatro, según dieron a conocer los funcionarios durante la reunión.El complejo se edificará dentro de los lineamientos del Plan Maestro de Desarrollo Municipal con el fin de dar plusvalía a la zona.

Catastro
El predio en el que está construido el antiguo centro penal tiene una área de 17,983.77 metros cuadrados.

Max Gonzales, director de Parques y Recreación, detalló que el proyecto se encuentra en etapa de diseño.
“En la reunión se definió lo que se quería hacer en el predio, es un proyecto en conjunto, entonces la complejidad de los planos y un anteproyecto van a llevar un poco de tiempo y estamos en esa fase”, dijo. Aseguró que están en el proceso legal para empezar la demolición.

“Estamos esperando unos fondos que en este mes posiblemente los tendremos para empezar la demolición”. Pidió a la población ser paciente, pues es un proyecto macro. Al tener el financiamiento aseguró que se comenzará con la demolición de lo que queda del antiguo centro penal.

Hace una semana, el presidente Juan Orlando Hernández recordó que el Gobierno está listo con 50 millones de lempiras. “Estamos esperando que el Plan Maestro que tiene San Pedro Sula nos dé ya las líneas de cómo vamos a edificar lo que tenemos que hacer donde estaba ese centro penal, tiene que ser algo especial que represente un antes y un después”, dijo el mandatario.

La Prensa