24/06/2024
09:29 AM

Vicente Fernández, un rey indiscutido de la música mundial

  • 12 diciembre 2021 /

Llevaba cinco meses hospitalizado tras una caída en su rancho. Su estado había empeorado en las últimas horas.

Ciudad de México

La figura de Vicente Fernández es la de una estrella de la canción en su país y en todo el mundo hasta el punto de que tiene su nombre grabado en el Paseo de la Fama de Hollywood.

El mexicano cuenta con más de 300 canciones y ha vendido más de 65 millones de discos en su amplia carrera sobre los escenarios a los que se subió por primera vez en la década de los 50.

Como ganador de un concurso de canciones amateur y en los restaurantes comenzó una trayectoria que acabaría con dos Premios Grammy, cuatro Grammy Latino y seis Billboard y con un puñado de éxitos como Volver, Volver, Por Tu Maldito Amor y El Rey que consolidarían su éxito en Latinoamérica y España, pero también en el resto del mundo.

Nacido en Jalisco y de padre ranchero, su infancia la pasó en Huentitán El Alto y a principios de los 60 comenzó a despuntar su figura tras participar en el programa de televisión La calandria musical.

Ahí decidió trasladarse a Ciudad de México donde formó parte de la plantilla del restaurante El amanecer tapatío y poco después comenzó a trabajar en el cabaret El Sarape, donde consiguió su primer sueldo como cantante.

En 1964, con 22 años, comenzó a colaborar con los grandes grupos de mariachis mexicanos como el Mariachi Amanecer de Pepe Mendoza, y el Mariachi de José Luis Aguilar, de Felipe Arriaga, que se convertiría en una persona fundamental en su vida personal y profesional.

Pero el verdadero despegue de Fernández, cuyos conciertos siempre iban acompañado por la frase “no dejo de cantar hasta que ustedes no dejen de aplaudir”, llegó en 1966 tras cantar en el Teatro Blanquita y firmar un contrato con CBS -la actual Sony- que le permitió grabar sus primeras canciones: Perdóname,Cantina del barrio... que enseguida se convirtieron en auténticos éxitos al igual que sus primeros discos Palabra de Rey, Vicente Fernández o Ni en defensa propia.

Eso le abrió las puertas de Televisa donde cantó por primera vez Volver, volver, que le lanzó al estrellato internacional y que ha sido versionada por decenas de artistas de la talla de Raphael.

En la televisión mexicana, Fernández presentó también Noches tapatías y Homenaje antes de entrar en el mundo del cine. Eso será en 1971 con Tacos al carbón a la que seguirá en 1974 La ley del monte, otro absoluto éxito, ahora en la gran pantalla. Así participará en más de una treintena de películas hasta los años 80.

A partir de ese momento, ya sólo la música y las rancheras ocuparán la vida del artista con conciertos por todos los países sudamericanos, España, Estados Unidos y cualquier lugar del mundo.

Pero el legado de Vicente Fernández, que justo ha fallecido en el día de la patrona de su querido México, va más allá de su figura y toca en lo familiar. Su hijo Alejandro ha continuado con la dinastía de la música ranchera que abriera su padre y su nieto Álex sigue el mismo camino.

De hecho, los tres se juntaron por primera vez para actuar sobre el escenario de los Latin Grammy en 2019 cuando interpretaron Volver, volver y pusieron en pie a todo el recinto. “No dejo de cantar hasta que ustedes no dejen de aplaudir”. Ya lo había advertido el abuelo, que hoy finalmente ha fallecido acompañado por sus familiares.