22/05/2024
11:34 PM

Entre Sofía y Joe no habrá repartición de bienes

El patrimonio de ambos actores está blindado. La pareja firmó un acuerdo prenupcial bastante estricto y con cláusulas detalladas antes de casarse.

Sofía Vergara y Joe Manganiello han sorprendido a sus seguidores con el repentino anuncio de su divorcio. A pesar de los más de siete años que estuvieron juntos, la pareja parecía muy enamorada y feliz. Sin embargo, el 18 de julio, anunciaron que su relación había llegado a su fin. Ante esta situación, muchos se preguntan qué sucederá con la fortuna que ambos acumularon durante su tiempo juntos. La respuesta está en el acuerdo prenupcial que firmaron antes de su matrimonio, el cual protege sus respectivos patrimonios.

Antes de su boda en noviembre de 2015, a la que asistieron más de 400 invitados, la pareja firmó un acuerdo prenupcial bastante estricto y con cláusulas detalladas. Este acuerdo, que fue negociado directamente por los abogados de ambos actores, tiene como objetivo salvaguardar sus fortunas. Según las estimaciones, Sofía Vergara cuenta con una ganancia de más de 180 millones de dólares, mientras que Joe Manganiello tiene una fortuna de 40 millones de dólares.

Lea: A Joe Manganiello no le gustaba que Sofía Vergara bebiera alcohol

En consecuencia, se acordó que Sofía y Joe podrán proteger su patrimonio de manera individual, evitando así cualquier conflicto relacionado con este tema, ya que siempre mantuvieron sus finanzas separadas. Además, las propiedades que adquirieron durante sus siete años de matrimonio también fueron adquiridas de forma individual, por lo que no habrá necesidad de llegar a un acuerdo sobre su reparto.

Según una fuente cercana a Sofía Vergara, ella era consciente de su valor y, por eso, acordó firmar un acuerdo prenupcial. Sin embargo, no quiso discutir los detalles con Joe Manganiello, por lo que fueron sus respectivos abogados quienes se encargaron de concretar todos los detalles.

Con este acuerdo prenupcial, Sofía Vergara y Joe Manganiello aseguran la protección de sus fortunas individuales y evitan cualquier posible conflicto relacionado con el reparto de bienes. Aunque su divorcio ha sido inesperado, su enfoque en la protección de su patrimonio demuestra su compromiso con una separación amigable y justa.