EUA.

No cabe duda de que el video Wrecking Ball supuso un punto de inflexión en la carrera de Miley Cyrus, enterrando su imagen inocente de ídolo juvenil para convertirla en la polémica artista que ha sido durante los últimos tiempos.

Sin embargo, ahora que Miley Cyrus está en pleno proceso de reinvención para darle un nuevo giro a su música y su imagen pública, empezando por dejar de fumar marihuana, la intérprete de Malibu ha reconocido que se arrepiente de su etapa de locura.

“Mataría a Wrecking Ball. Es algo que no se puede olvidar... cuando te columpias desnuda encima de una bola de demolición, esa imagen vivirá para siempre. Si haces algo así de una forma tan pública, es para siempre. Es algo que nunca podré olvidar. Siempre seré la chica desnuda sobre una bola de demolición, no importa lo que haga. Debería haberlo tenido en cuenta, que sería algo que me perseguiría toda la vida”, confesó en el programa de radio de Zach Sang.

“Mi peor pesadilla es que pongan Wrecking Ball en mi funeral. Me imagino un video de ‘siempre recordaremos a Miley’, seguido de la canción y el típico mensaje de ‘era una gran persona’”, bromeó Miley Cyrus.

Compara el antes y el después de Miley Cyrus: