Estados Unidos.

Los mensajes privados que Pete Davidson le envió recientemente a Kanye West, pidiéndole por favor que dejara de atacar públicamente a su novia Kim Kardashian, no han surtido efecto.

Ahora el polémico rapero ha arremetido de nuevo contra su antigua esposa para asegurar que no permite que los cuatro hijos que tienen en común le acompañen en sus populares servicios dominicales.

El músico ha asegurado que Kim cambia “en el último momento” los horarios de los niños para alejarle como padre.

Mi familia se ha roto. Mi nombre se está arrastrando por el fango”, ha lamentado él en un comunicado compartido en sus Stories de Instagram.

En su cuenta de la red social también ha compartido una fotografía de la mochila de su hija mayor North, en la que la niña ha incluido un pin suyo y otro de su madre, para dar a entender que ella le echa mucho de menos y hacerle la siguiente promesa: “Dios sigue vivo, Northy”

Los mensajes que han intercambiado Kanye West y su exesposa Kim Kardashian.

Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso para su ex, que en cuestión de minutos le ha respondido en la sección de comentarios.

Por favor, para con toda esta historia, esta mañana fuiste a recoger a los niños al colegio”, le ha reprochado Kim.

Sin embargo, Kanye no ha cedido. En sus siguientes publicaciones él ha insistido en que la madre de sus hijos no les permite acompañarle a la iglesia para añadir que los niños solo quieren ver a sus padres juntos.

“Sé que Kim y SKETE [el apodo que él usa para referirse a Pete Davidson] son solo dos peones en un juego más grande. Señor, perdónalos. Yo hice esos comentarios porque ella ignoró mis mensajes de texto acerca de llevar a mis hijos a la iglesia. Y después hizo que su novio me escribiera y se jactara de estar en la cama con ‘mi esposa”. Y después me dijo que ‘él podría ayudarme’”, ha contraatacado Kanye.