16/04/2024
12:06 AM

Rihanna quiere quedar embarazada de nuevo y sueña con tener una niña

La cantante ha bromeado sobr el hecho de que solo ha dado a luz varones, y ha reflexionado sobre el futuro laboral de sus retoños

Madrid, España.

La cantante Rihanna ha vuelto a la vida pública tras el nacimiento, el pasado agosto, de su segundo retoño con el rapero ASAP Rocky.

Lejos de contentar a sus fans más leales con el anuncio de un nuevo disco que, tras siete años de espera, parece no llegar nunca, la diva barbadense ha retomado su faceta de exitosa empresaria de la moda para presentar una nueva colaboración entre su marca Fenty y la firma deportiva Puma.

Y de paso ha ofrecido unas jugosas declaraciones sobre su deseo de ampliar la familia en el futuro próximo.

Teniendo en cuenta que Rihanna debutó en la maternidad en mayo de 2022, con el nacimiento de su primogénito RZA, y que sólo un año después dio la bienvenida al pequeño Riot, no resultaría demasiado sorprendente si la artista vuelve a quedarse embarazada más pronto que tarde.

En ese caso, la artista ya ha adelantado que hará todo lo que esté en su mano, que es francamente poco, para que su tercer vástago sea una niña. ”Crucemos los dedos”, ha bromeado en conversación con los reporteros que acudieron al evento.

Al ser preguntada sobre aquellas cosas que no es capaz de hacer, en alusión a su carácter polifacético, Rihanna ha respondido con su apabullante sinceridad.

“De momento, lo que no puedo hacer es tener hijas”, ha admitido con resignación.

“Me apuesto algo a que el próximo también será un niño. La probabilidad es del 75 por ciento”, pronostica.

La intérprete también ha tenido tiempo de reflexionar sobre el futuro laboral de sus niños. Rihanna no pretende condicionarles para que sigan sus pasos en el mundo del espectáculo y dejará que sean ellos quienes marquen su propio camino.

“A ver, mis hijos tendrán que buscarse un trabajo algún día, ¿verdad? Dependerá de ellos si se quieren involucrar o no”, ha revelado en referencia a su lucrativa empresa.

A día de hoy, parece que los niños quieren alejarse del halo mediático que rodea a su madre y evitar así la sobreexposición.

“Mis hijos se ponen en plan: ‘Eso es cosa tuya, mamá, déjame. Ni siquiera quiero posar para la cámara’. Así se porta RZA: le encanta su propio reflejo, pero en el momento que me ve con el teléfono, se queda: ‘No, no estoy aquí para entretenerte. De ninguna manera’”, ha señalado.